El terror se nos da bien. Es algo que nos viene de lejos. Más allá de leyendas negras o nuestra oscura historia como país, es bien cierto que nuestros pintores y literatos más gloriosos han dejado muestras de su talento en dicho genero a lo largo de la historia. Los maravillosos escritos de Bécquer o las famosas pinturas negras de Goya son dos excelentes ejemplos.

Es lo tocante al género cinematográfico, hemos demostrado que no solo se nos da bien asustar a la platea. Además, lo hacemos con calidad y excelente rendimiento en la taquilla, siendo, junto con la comedia y el thriller policiaco, uno de los máximos exponentes de nuestra cinematografía.
Es cierto que, durante una época sufrimos de innumerables subproductos de dudosa calidad, lanzados a trocho y mocho con el fin de inundar nuestras pantallas, aprovechando el enorme filón que resultó ser el género entre nuestros espectadores en un momento determinado. Por fortuna, el fenómeno remitió y las propuestas que nos llegan son tremendamente interesantes.

Cómplice y codirector de la taquillera saga “REC” junto a otro de los grandes nombres del terror patrio, Jaume Balagueró, y con un gran bagaje en el mundo del cortometraje a sus espaldas, Paco Plaza se estrenó, a los veintinueve años, en el mundo del largo con “EL SEGUNDO NOMBRE”, un ambicioso film de terror, muy atmosférico, inspirado en una novela de Ramsey Campbell. Filmada en inglés y con un reparto internacional, dejó grandes sensaciones entre el público y la crítica.

Le siguieron la irregular “ROMASANTA”, de nuevo con reparto internacional (y una muy insipida Elsa Pataki) inspirada en las andanzas de Manuel Blanco Romasanta, conocido como “El Hombre Lobo de Allariz” (lo que antes les decía de las leyendas negras de nuestro país…)

Este fin de semana llega a nuestras pantallas VERÓNICA, una nueva propuesta del siempre interesante director valenciano, uno de los renovadores del cine de terror patrio. Inspirado en uno de los pocos casos de actividad paranormal oficialmente registrado por la policía de nuestro país, es un relato que transcurre durante la última década del siglo pasado en un Madrid no tan lejano, donde se nos cuenta la historia de Verónica, una joven de quince años, obligada a crecer a toda prisa y ejercer de madre de sus tres hermanos pequeños. Durante un eclipse solar, Verónica y sus amigas invocaran, sin quererlo, a un ente demoníaco que amenaza la vida de la joven y sus hermanos. Se inicia así una lucha a contrarreloj para “hacer bien lo que se hizo mal” porque, “Aquello de lo que no te despides, se queda contigo”.

Estas dos frases son como el mantra de la Hermana Muerte, otro de los personajes de la cinta, que facilita a nuestra joven heroína pistas para ayudarla en su lucha contra las fuerzas del mal.
VERÓNICA es un film atmosférico, filmado con calma, pulso y destreza por un director que sabe muy bien lo que quiere contar. Podemos encontrar múltiples pruebas de su talento en los pequeños detalles sembrados por toda esa Vallecas imperfecta, magníficamente recreada. Desde la banda sonora al vestuario o al diseño de arte. Esos cuadros que nos avanzan el devenir de la historia, ese “Maldito Duende” de los Héroes del Silencio que pega perfectamente con los sucesos que acontecen, los cambios en la vestimenta de Verónica o los aciertos de ambientación, como pueden ser esos nos macarras compartiendo una litrona a primera hora de la mañana…

Todo está medido al milímetro. Los efectos especiales son discretos pero están perfectamente integrados en la trama… Nos encontramos así, con una obra de gran calidad, mimada en todos los sentidos…

Al frente del que podríamos considerar el cast más acertado de los últimos años, encontramos a la debutante Sandra Escacena. Su Verónica es cercana y muy dulce. Es la perfecta hermana mayor. Paco Plaza la dibuja a la perfección, sobre todo en esos (escasos) momentos de soledad, en el balcón, fantaseando con su vida deseada antes de ser arrastrada de vuelta a su dura realidad. Una actuación digna de elogio.

Los tres críos pequeños son una delicia. Divertidos y entrañables en los momentos más tranquilos, perfectos en los instantes más terroríficos de la trama. Un tremendo filón de donde Plaza saca los mejores momentos de la cinta.

En el lado negativo encontramos a Ana Torrent, enorme actriz que no encuentra su lugar en la cinta o las compañeras de clase de Verónica. En resumen, los adolescentes que inundan la cinta. Todos ellos.

Pero, (empiezan los peros) como cinta de terror, es bastante convencional. Para empezar, es demasiado larga. Le sobran unos buenos veinte minutos, o, por lo menos, ahorrarse el tópico del personaje “sabelotodo”, que aparece, de nuevo, como recurso de guion puesto a propósito para informar a la protagonista (y a los espectadores despistados) de cómo solucionar el entuerto. Esta misma información nos la da después el director por mano de Verónica, (a través de los fascículos de la revista de la época “Mundo Oculto”) por lo que ese peaje era totalmente evitable. Eso sí, la presencia de la Monja es inquietante…

La cinta es generosa en sustos, pero no por ello excesivamente terrorífica. Paco Plaza invierte gran parte del metraje en crear una atmosfera malsana que, poco a poco, se va apoderando de la casa de la protagonista. Seremos testigos de buenos sustos y algún momento escalofriante, pero es más desasosiego que terror.

Mucha gente verá similitudes, y con razón, con la obra de otro de los grandes directores de la actualidad, James Wan, autor de la saga INSIDIOUS o EXPEDIENTE WARREN, concretamente con el segundo episodio de ésta, EL CASO ENDFIELD. Si bien acontecen en diferentes épocas, el desarrollo es bastante parecido.

Y, sin embargo, nada de esto acaba restando enteros a una propuesta tan valiente como atmosférica. Como espectadores, solo nos resta acurrucarnos en nuestra butaca para descubrir una de las historias más extrañas y desconocidas, acontecida no hace tanto tiempo, en nuestro país…

LO MEJOR:

La llamada telefónica que abre la película. Excelente manera de inquietar al espectador…

El cast de jóvenes actores. Tremendos todos ellos.

La atmósfera malsana que envuelve la casa de los protagonistas.

La banda sonora. La selección de éxitos de la época y la música de sintetizador. Mención aparte a cierto silbido malrollero…

LO PEOR:

Ana Torrent, por desgracia. No acaba sabiendo muy bien qué hacer con su personaje.

A excepción de la protagonista, el resto de actores adolescentes.

La duración. A veces, menos es más. Aunque se aprecia que Plaza ha utilizado el exceso de metraje para trabajarse más el clima y atmosfera del largometraje.

La Hermana Muerte. Una presencia imponente en la película, utilizada para camuflar un recurso habitual en este tipo de cine: el personaje que todo lo sabe.

LA PREGUNTA: (dirigida al realizador de la cinta, Paco Plaza):

¿Qué posibilidades habría de llevar a la gran pantalla “ULTRAVIOLETA”, el magnífico cortometraje protagonizado por Maribel Verdú y el siempre estupendo Julián Villagrán?

(Aquí les dejo el enlace, por si desconocen semejante maravilla)

Nota El Blog de Cine Español: 7,5

Wiman González

RedaccionCríticasAna Torrent,Claudia Placer,Críticas,Paco Plaza,terror,Verónica
El terror se nos da bien. Es algo que nos viene de lejos. Más allá de leyendas negras o nuestra oscura historia como país, es bien cierto que nuestros pintores y literatos más gloriosos han dejado muestras de su talento en dicho genero a lo largo de la historia....