Disculpar que todavía no os haya dejado mis impresiones en el Festival de San Sebastián, pero es que una agenda diaria totalmente cubierta de pases de prensa, ruedas de prensa y entrevistas, provocan que no tenga tiempo para nada más que publicar artículos que ya había dejado terminados antes de viajar a Donosti.

En fin, al grano, y comentando sólo cine español, que es de lo que versa este blog, tal y como digo en mi titular, pocas sorpresas y grandes decepciones, pero empecemos por lo bueno.

Sin duda, la mejor película española que se ha visto en San Sebastián es “Truman”, de Cesc Gay, y prueba de ello es que contará con un gran número de nominaciones en los próximos Premios Goya (se admiten apuestas). El trabajo de dirección y guión de Cesc Gay, más el gran trabajo interpretativo de Ricardo Darín y Javier Cámara (ambos estarán nominados en los Goya, seguro), logran un film redondo donde se trata un tema, prácticamente tabú en nuestra sociedad, como la muerte, pero con grandes dosis de humor para contrarrestar la fuerza dramática de esta historia original de Cesc Gay.

“Isla bonita”, la nueva película de Fernando Colomo, también funciona bien, pero no os puedo hablar sobre ella desde mi punto de vista, porque no la he podido ver, pero sí nuestro colaborador Manu Monteagudo, y aquí podéis consultar su crítica hablando muy bien sobre ella.

“Mi gran noche”, de Álex de la Iglesia, es una loca y frenética comedia coral que no llega a brillar a la altura de “La Comunidad”, aunque las risas y carcajadas están aseguradas en numerosas secuencias de la trama. Sin embargo, gracias a ella, y a Raphael, veremos en una misma sala de cine un público de todas las edades, desde chavales de 14 años hasta señoras de 65 ó 70 años que verán, posiblemente, por primera vez una película de Álex de la Iglesia para volver a ver una vez más, cuarenta años después, en pantalla grande al mítico Raphael.

La Ópera Prima “El Desconocido”, de Dani de la Torre, también ha cumplido mis expectativas, a destacar sus espectaculares escenas de acción, aunque he de destacar que cuenta con un guión demasiado forzado con situaciones que pueden sacar de la tensión pretendida a más de un espectador.

Ahora, a por lo negativo:

La primera gran decepción de San Sebastián ha sido “Regresión”, de Amenábar, tampoco os puedo dar mi opinión personal sobre ella, llegue el viernes por la noche y no pude verla, pero con todos los que he hablando comentan que es una de las peores películas de Amenábar, aunque, ¡ojo!, no quiere decir que no vaya a funcionar en taquilla.

Lo que sí os puedo asegurar es que las peores películas españolas que he visto por ahora en San Sebastián, siempre hablando desde mi punto de vista, son “Amama”, que se ha querido vender como la nueva “Loreak”, y no tiene nada en común con ésta. Si “Loreak” contaba con un guión redondo y unas interpretaciones magistrales, en “Amama”, ni lo uno ni lo otro, la historia comienza bien pero su interés inicial se esfuma pronto por la búsqueda de una simbología y una poética en sus imágenes que caen en saco roto. En cuanto a las interpretaciones, nada que destacar, los actores cumplen su cometido pero no emocionan.

Y, por último, esta mañana he visto la coproducción española “Eva no duerme, de Pablo Agüero, que se podía subtitular “pero el público sí”, porque su trama, dividida en tres historias independientes (la primera protagonizada por Imanol Arias), con las que se pretende resumir 25 años de la política argentina, a través de la figura de Eva Perón, aburre hasta al historiador más versado sobre las dictaduras en Argentina.

Seguiremos informando.

RedaccionNoticiasAmama,El desconocido,Eva no duerme,Mi gran noche,San Sebastián,Truman
Disculpar que todavía no os haya dejado mis impresiones en el Festival de San Sebastián, pero es que una agenda diaria totalmente cubierta de pases de prensa, ruedas de prensa y entrevistas, provocan que no tenga tiempo para nada más que publicar artículos que ya había dejado terminados antes...