Nadie quiere a los monstruos. De hecho, son aquellas criaturas con quienes se amenaza a los niños por si no se portan bien, esos seres que aparecen en las pesadillas y que nadie ha invitado. No ocurre esto sin embargo con el monstruo de Juan Antonio Bayona, y menos aún si le pone la voz el gran Liam Neeson. Un monstruo que acude a una hora determinada para contarle cuentos a un niño y de esta manera ayudarle a afrontar la dura realidad a la que se enfrenta…

El tema de la maternidad ha estado presente en sus otros largometrajes “El orfanato” y “Lo imposible”, pudiendo ser catalogadas de obras sobresalientes. Con esta tercera película, Bayona vuelve a hablar sobre la maternidad, en este caso desde el punto de vista de un chico de 12 años que tiene que enfrentarse al hecho de que su madre padece cáncer. Una película que es todo un reto debido a la alta expectación creada no sólo por sus dos anteriores proyectos sino también por tratarse de una adaptación del libro con el mismo título de Patrick Ness, quien además se encarga del guión (ese miedo de un director a oír “me gustó más el libro”).

Bayona ha creado un mundo a partir de la novela, un mundo donde la realidad y los sueños chocan y se funden en perfecta armonía. Muy pocos directores podían lograr lo que ha hecho él: enfocar de una manera madura y a la vez tierna y sincera la perspectiva de un niño junto a un monstruo en forma de árbol que le explica cuentos. Bayona posee, a la hora de rodar, esa sensibilidad equilibrada, aquélla que no cae en lo fácil, en la ñoñería barata. “Un monstruo viene a verme” logra emocionar junto a una banda sonora impecable y que no desentona en ningún momento, logrando ser un personaje más y totalmente imprescindible en la historia. El nivel técnico es uno de los aspectos que más dará que hablar. Una vez más Bayona realiza un gran trabajo detrás de las cámaras, un trabajo técnico espectacular, demostrando que en nuestro cine sí se pueden lograr cosas que en un primer esquema tal vez resulten imposibles. Bayona es uno de esos directores que se quita los complejos de encima y juega a lo grande con resultados sublimes.

¿Y qué decir de sus actores? No hay queja de absolutamente ninguno de los personajes, todos perfectamente dibujados, trabajados y magistralmente interpretados (ya huele a nominaciones a los Goya…). El niño Lewis MacDougall, que ya desde el casting maravilló a Bayona por destacar entre el resto de aspirantes, transmite a través de su mirada toda la rabia, el amor y la impotencia de la situación que la vida le ha obligado a vivir. Talento innato y por supuesto un trabajo realizado mano a mano con su director que maneja a sus actores con una exquisitez digna de admiración. Aunque Liam Neeson solamente pone la voz, ésta sola ya debería recibir reconocimientos por ser una protagonista más en la historia. No puedo imaginarme otra voz que no sea la suya, como también me ocurre una y otra vez en la hipnótica “Her” de Spike Jones. Signourey Weaver y Felicity Jones interpretan a la abuela y madre respectivamente, personajes secundarios que destacan por su eficacia interpretativa a todos los niveles.

Un monstruo viene a verme” es esa película del año que mantiene al espectador con los sentimientos a flor de piel durante sus 108 minutos de duración, con un final que no dejará indiferente a nadie. Bayona lo ha vuelto a lograr y ojalá vuelva a visitarnos muy pronto con otra obra maestra debajo del brazo. Que el talento de este joven director nunca deje de hacernos visitas tan agradables.

Nota El Blog de Cine Español: 9

Gabriela Rubio

RedaccionCríticasBayona,Críticas,Liam Neeson,TELECINCO CINEMA,Un monstruo viene a verme
Nadie quiere a los monstruos. De hecho, son aquellas criaturas con quienes se amenaza a los niños por si no se portan bien, esos seres que aparecen en las pesadillas y que nadie ha invitado. No ocurre esto sin embargo con el monstruo de Juan Antonio Bayona, y menos...