No cabe duda de que las producciones españolas están, hace ya bastantes años, desmintiendo tópicos pretéritos en cuanto a la calidad visual y de realización de nuestras películas. El nivel técnico de nuestro cine ha ido en aumento y la prueba está en que ya no hay ningún tipo de filme que se nos resista. Claro ejemplo de ello son las ultra citadas producciones de Bayona, pero también muchas otras que se han lanzado a la conquista de géneros poco transitados en la historia del cine español y con resultados intachables: ya lo hizo Kike Maíllo dirigiendo el largometraje de ciencia ficción “Eva” (2011), por citar sólo un ejemplo destacable, y ahora lo vemos en “Zona hostil”. Se trata de una película bélica, dirigida por Adolfo Martínez, y que supone un reto de realización y un despliegue de producción realmente notable por la complejidad que acarrea el protagonismo de diversos helicópteros en secuencias fundamentales del guion. Algo parecido hubo de afrontarse en el rodaje de “El niño” (Daniel Monzón, 2014) con escenas de persecución entre un helicóptero y diversos vehículos acuáticos. Es evidente que las escenas de acción parecen no ser ya insalvables en nuestro cine, y “Zona hostil” lo demuestracon una resolución impecable.

En su debut en el largometraje, Adolfo Martínez parece exprimir la experiencia adquirida previamente en su participación en otros proyectos en Estados Unidos (“El libro de la selva”, “Oviblion”, “TerminatorS alvation”) y el resultado, con un guion de Luis Arranz y Andrés M. Koppel basado en un hecho real, es una película muy bien realizada, de estupenda fotografía y notables interpretaciones. Entre los protagonistas destacan Ariadna Gil, Roberto Álamo —al que no queremos parar de ver en las pantallas—, Raúl Mérida, y Antonio Garrido. Les acompañan Ingrid García, Jacobo Dicenta, Ismael Martínez, David de la Torre, NasserSaleh, Mariam Hernández, Berta Hernández y Ruth Gabriel.

La historia parte de un incidente ocurrido a un equipo del ejército español en Afganistán, al acudir en su ayuda un helicóptero se accidenta y todo el grupo debe pasar la noche en zona hostil, a la espera de una nueva misión de rescate. Esta situación es lo suficientemente peligrosa como para que se generen entre los diversos personajes distintas situaciones de tensión, e incluso emoción. Pero, tanto las tensiones, como los ataques enemigos a lo largo de la noche están debidamente repartidas a lo largo del metraje, sin que nada sobre, ni parezca faltar. Muy fácil habría resultado caer en la melodramática historia de amor entre algunos de los protagonistas, en tragedias baratas que pusieran el nudo en la garganta de los espectadores, o en el maniqueísmo burdo de los personajes. Por el contrario, el guion es lo suficientemente comedido y los personajes adecuadamente dibujados, como para que el resultado final se aleje de la retórica dramática habitual del cine bélico al que nos tienen acostumbradas las producciones estadounidenses.

Por último, se advierte una representación del ejército español (y del mundo militar en general) quizás demasiado edulcorada, en la que todos los participantes en la misión, con sus más y sus menos al comienzo del filme acaban formando una especie de gran familia, unidos por la experiencia vivida. Aparentemente, se trata de romper con representaciones que, aunque podemos considerar tópicas, parecen no alejarse (según casos destapados y testimonios en nuestro país) de las vivencias reales. En este sentido, la presencia de hasta cinco mujeres entre el escaso conjunto de protagonistas de esta historia, las cuales son enormemente respetadas por sus colegas masculinos (exceptuando algún comentario puntual); así como el escaso alarde de un patriotismo exacerbado, parecen querer ofrecer una imagen amable de este estamento que, en no pocas ocasiones, ha presentado motivos para verse desprestigiado.

Nota El Blog de Cine Español: 7

Débora Madrid

RedaccionCríticasARIADNA GIL,Críticas,Roberto Álamo,Zona hostil
No cabe duda de que las producciones españolas están, hace ya bastantes años, desmintiendo tópicos pretéritos en cuanto a la calidad visual y de realización de nuestras películas. El nivel técnico de nuestro cine ha ido en aumento y la prueba está en que ya no hay ningún tipo...