Según un artículo del diario “El Confidencial”, la productora José Frade estaría comprando entradas de cine para la película “Por un puñado de besos”, en lotes de 10, para no dar la señal de alarma, y cuyos asientos luego nadie ocupa, para llegar al mínimo de espectadores que exige el ICAA para cobrar la subvención pertinente.

¿Por qué comprar entradas para su propia película? Algo que, seamos sinceros, no sólo ha hecho José Frade en la última década, pues, sencillo, si la película alcanza los 330.557 euros de ingresos, recibe automáticamente una subvención de 601.012 euros, y si logra una taquilla superior a los 390.658 euros, recibe 700.000 euros, todo ello dentro de los primeros 12 meses de exhibición en salas.

Con situaciones como ésta, pagan justos por pecadores, y así, sólo hay que ver los comentarios ofensivos contra nuestro cine vertidos por los usuarios de grandes diarios nacionales que han publicado esta noticia, es imposible lavar la mala imagen del cine español.

Lo peor de todo esto es que en las últimos años la compra de entradas ha sido algo que dentro de la industria se conocía y nadie ha denunciado. Por este motivo, ocurren esos “milagros” de películas españolas que después de tres semanas en los cines se colocan un día de diario en el Top Ten de la taquilla, o bien, como parece que está haciendo la productora de José Frade, compran entradas por lotes de 10 unidades para no llamar la atención en cada sesión de sus películas en diferentes cines para aumentar falsamente su número de espectadores.

RedaccionNoticiasJose frade,Por un puñado de besos
Según un artículo del diario 'El Confidencial', la productora José Frade estaría comprando entradas de cine para la película 'Por un puñado de besos', en lotes de 10, para no dar la señal de alarma, y cuyos asientos luego nadie ocupa, para llegar al mínimo de espectadores que exige...