blancaportillo

Cómo no recordar a Blanca Portillo como Carlota en “7 vidas”, como una de las chicas Almodóvar en “Volver” y “Los abrazos rotos” y como una gran directora de teatro.

Blanca es una mujer todoterreno. No importa el personaje que se le ofrezca, ella puede con todo y ahora se echa al ruedo con el thriller “Secuestro” interpretando a una madre cuyo hijo ha sido secuestrado.

La actriz madrileña Blanca Portillo es una de las mejores actrices del panorama español y llevamos unos años echándola de menos en la gran pantalla. En esta entrevista nos explica el por qué de esta ausencia entre otras cosas.

Os dejamos con la entrevista a Blanca Portillo con motivo del estreno de “Secuestro”.

 

Blanca, ¿te has sentido cómoda a la hora de interpretar a una madre que sufre tanto por su hijo? ¿Cómo ha sido meterse en el papel?

Hay personajes más cómodos que otros, evidentemente, y cuando lees el guión y sabes por todo lo que pasa ese personaje lo primero que te crea duda es de si serás capaz. Mi personaje  pasaba por todo tipo de cosas, desde las más duras, terroríficas y angustiosas; miedo, vulnerabilidad absoluta, cosas ilegales… Pero tenía claro que tenía que intentarlo, que era un reto y a mí los retos me gustan mucho e interpretar a una madre no es la primera vez que lo hago e intento. Creo que entiendo bien lo que significa hacer cualquier cosa por un hijo porque lo he vivido. No soy madre pero soy hija. He tenido una madre y una abuela y sé cómo es defender a tus hijos como una leona y por lo tanto no me era algo ajeno. Luego también tuve la oportunidad de encontrarme con una criatura que te hace la mitad del trabajo.

Cuéntanos un poco más sobre Marc. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Me mandaron el video de la prueba que él había hecho y me dijo Mar que ya había encontrado al niño. Y cuando lo vi casi me caigo de culo: hizo una prueba espectacular con la secuencia del final, que es la más difícil. Y luego también vi la prueba de la escena de la habitación en la que están madre e hijo y él se queda dormido. El gran quid de todo esto era si yo le iba a caer bien porque las relaciones son muy difíciles interpretarlas si no hay buena energía, eso acaba notándose y más entre una madre y un hijo, sin olvidar que un niño tiene muy claro quién es su madre. Me estuve preparando la lengua de signos meses antes de empezar el rodaje y afortunadamente fue un encuentro mágico. Nos caímos muy bien desde el principio y eso fue creciendo. Yo creo que me llevo bien con los críos porque los trato como adultos, no como niños, les cuento las cosas, les hablo, les digo, les confieso si tengo miedo, si estoy asustada, si me gusta algo o no… creo que a ellos les relaja mucho si no les tratas como si fueran tontos. Entonces fue un encuentro precioso y yo reconozco que si hubiera sido otro chico a lo mejor las secuencias no hubieran salido así de bien. Por eso te digo que creo que la mitad del trabajo me la hacía él, era muy fácil mirarle y quererle. Imposible no quererle. De hecho el otro día me comentaba un periodista que lo que más digo en la película es “mi amor”, porque no me cabía otra cosa, porque realmente era un amor. Entonces, cada vez que hay un abrazo o un encuentro es real y eso es tan bonito y es para agradecérselo porque es un actor y una personita maravillosa.

¿Cuál ha sido la escena que más te ha costado?

Pues, aunque te parezca sorprendente, aunque a nivel interpretativo haya otras más complejas, la más difícil para mí fue hacer el final en ese precipicio. Tengo un vértigo monstruoso, yo creí que no iba a poder… No podía cerrar los ojos, porque el primer instinto de una persona con vértigo es cerrar los ojos y retirarse. Y tenía que estar con los ojos bien abiertos y mirar al infinito y hacia abajo, sujetada con un arnés ya que hay un riesgo, ¡porque el precipicio es real! Hay un montón de gente especialista por debajo de ti para que sepas que hay alguien pero luego había que hacer tomas sin el cable, sin nada. Para mí eso fue lo más difícil.  Cuando lo conseguí fue una de esas cosas de las que me siento orgullosa. Orgullosa de haber pasado ese miedo.

null

¿Y cómo has vivido el hecho de volver a interpretar a alguien de la justicia, en este caso abogada?

Es curioso porque son cosas que me han ido llegando. En la serie que estoy por estrenar -“Sé quién eres”- hago de juez aunque no sea vea mucho la faceta laboral. Siempre he tenido una obsesión con el tema de la justicia y la ley, la diferencia entre ellas: hasta qué punto la ley es justa o a veces cuando uno hace algo por justicia es ilegal. Ahí hay una frontera que siempre me ha inquietado. La ley se supone que intenta ser justa para todo el mundo pero no siempre lo es y no siempre lo que creemos que es justo es legal y hasta monté una función sobre ese tema. La vida es muy generosa conmigo, cuando algo me preocupa o me inquieta me aparece un personaje, ¡es magia! (Risas). Así que con “Secuestro” ya serán tres personas dedicadas a la ley que interpreto, lo que me ha supuesto investigar mucho, trabajar con abogados, ir a un juicio para ver cómo funcionan las cosas, intentar meterte eso dentro aunque no conozca la ley en profundidad, intentar manejarte en términos legales… Lleva un trabajo de investigación muy interesante porque además es un aprendizaje personal estupendo y me encanta que me den personajes de mujer de carrera con hijos, cosa que no soy (Risas). ¡Me encanta!

¿Cómo ha sido volver al cine después de unos años sin verte en la gran pantalla?

Si  yo no he hecho cine en estos cinco años es porque tuve tres o cuatro proyectos que se cayeron. O sea, que no es porque no haya querido hacer cine sino porque desgraciadamente últimamente poder llegar a montar una película es una cosa complicada. Tampoco me inquieta, yo nunca tengo prisa. Si no salía una cosa ya saldría otra. Surgió ésta, y cuando leí el guión me pareció genial. Como una niña pequeña pensé: “voy a hacer un thriller, ¡cómo mola!” Las pelis de género siempre te ponen en situaciones que seguro no has vivido en tu vida y que probablemente no las vivas. Te permite jugar y hacer cosas que igual no las haces en la vida real nunca. Y luego porque era un personaje súper atractivo. Además me interesaba el guión porque esconde muchas más cosas que una peli de domingo. Tiene una parte humana y social que me gustaba mucho, me encantó la idea de que eligiera a una mujer porque cada vez hay más pero son pocas todavía. Un guión escrito por un hombre pero maravillosamente reflejado el mundo femenino y con una productora que tiene las mejores producciones que se han hecho en los últimos años del cine y así sabías que estabas en buenas manos. Y un reparto que dices, ¡cómo no lo voy a hacer!

¿Tienes en mente algún personaje que te gustaría interpretar?

Yo siempre digo que el mejor personaje, el que más ganas tengo de hacer es el próximo porque, además, la vida me da oportunidades maravillosas y cuanto menos deseas menos frustración tienes. Y cuánto más abierta estás, con la expectativa serena, empiezan a aparecer cosas estupendas. Y además no creo que haya personajes ni más fáciles ni más difíciles, cada trabajo es difícil de hacer y depende de ti también de que se convierta en algo grande. Si tienes la expectativa puesta ahí arriba, los demás papales te van a parecer una pequeñez y yo no quiero eso. ¡A mí me parece que todos son muy difíciles!

¿Te veremos dar el salto a la dirección en cine después del gran éxito dirigiendo teatro?

Estoy dándole vueltas… Al principio pensé que era algo que no iba a hacer nunca porque me parece que hay todo un mundo técnico, el cine es pura técnica. En teatro conocer una serie de cosas y manejar bien el trabajo actoral puede salir más o menos adelante pero el cine tiene un lenguaje particular que desconozco. Sin embargo, con los años vas conociendo a gente que te va animando y te dice que esto es un trabajo de equipo y que te pueden ir ayudando en lo que no sepas y últimamente me está tentando mucho y como tengo productora estoy pensando en empezar por un corto, con algo pequeñito. Y a lo mejor un día voy a hacer un largo.

¿Puedes adelantarnos futuros proyectos?

La serie “Sé quién eres” está por estrenarse este otoño y empiezo a ensayar a finales de agosto una obra de Juan Mayorga que produciré y actuaré con José Luis García Pérez que se titula “El cartógrafo”. La estreno en noviembre y estaré con ella un par de años. Hay un par de proyectos de cine que no sé si saldrán porque ya se sabe cómo es esto.

¿Cuál es la última película española que hayas visto y que recomiendes a nuestros lectores?

“La novia”. Me encanta ver a compañeros hacer cosas maravillosas. Un reparto magnífico y una película francamente original y bonita.

 

GABRIELA RUBIO

Óscar TAEntrevistas7 vidas,Blanca Portillo,Los abrazos rotos,Pedro Almodóvar,Secuestro,Volver
Cómo no recordar a Blanca Portillo como Carlota en “7 vidas”, como una de las chicas Almodóvar en “Volver” y “Los abrazos rotos” y como una gran directora de teatro. Blanca es una mujer todoterreno. No importa el personaje que se le ofrezca, ella puede con todo y ahora se...