Es difícil que un habitante de España no conozca a Mortadelo y Filemón. Estos dos personajes salidos de la mente de Francisco Ibáñez, es como si nos hubieran acompañado desde siempre, y en lo que a mi respecta, sus tebeos fueron parte indudable de mi infancia (aunque he de declararme fanático de 13 Rue del Percebe).Y no solo eso, aún recuerdo los múltiples visionados de un film animado, El armario del tiempo (1971), que en mi casa se reproducía una y otra vez, pues conseguía imprimir la parte alocada del cómic. Eso, unido a una serie de televisión animada para nada desdeñable, da a entender que Mortadelo y Filemón siempre ha pertenecido como parte de la cultura española. Por eso, cuando en 2003 Javier Fesser se atrevió a realizar una producción en imagen real del tebeo (una tarea ardua, sin duda), el público asistió en masa a tal evento, aunque las reacciones fueron de lo mas dispares (en mi caso, no me pareció una producción para nada desdeñable, pues había escenas impagables). Al cabo de unos años se estrenó una secuela que pasó sin pena ni gloria por las carteleras, con unas críticas, esta vez sí, mediocres, que pusieron punto y final a realizar mas adaptaciones del cómic en imagen real. Pero he aquí, que Javier Fesser, de nuevo tras las cámaras, ha decidido dar un paso en firme, y realizar una producción animada tridimensionalmente del tebeo, que fuera la adaptación definitiva de Mortadelo y Filemón a través de una idea original ¿Lo habrá conseguido? Por lo que a mi respecta…sí, pues Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo es puro Ibáñez..

El primer gran paso para conseguir el tono del cómic ha sido una animación que no podía funcionar mejor. Pese a su tridimensionalidad, los personajes y los ambientes por los que se mueven estos, tienen vida y carisma y no hay momento del film donde no estemos inmersos en el universo que creó Ibáñez. Hay tanto detalle en cada plano del film, que mencionarlos uno a uno, sería tarea harto complicada…incluso me planteo un segundo visionado para revisionarlos (pues os aseguro que hay tantos, que muchos de los gags visuales que contiene el film se escapan). En ese sentido, la animación es un triunfo porque: primero, no traiciona en absoluto a los personajes, sino todo lo contrario, pues por ahora resulta la adaptación mas fiel (todos y cada uno de ellos son como os los imagináis); y el ambiente que rodea a los personajes es el mismo que el de los tebeos, dando la sensación de ver una de sus tiras en continuo movimiento. Por lo que podemos decir, que el primer paso, y el más importante, es un soberano triunfo, incluyendo un trabajo de doblaje esplendido donde cabría destacar a un Karra Elejalde irreconocible que da vida a Mortadelo de forma fantástica.

Pero y la gran pregunta: ¿consigue ser igual de divertida que sus viñetas? Respondiendo a la pregunta, os digo un rotundo SÍ. Esta nueva entrega es un no parar de diversión, cuyos gags no paran de sucederse, con instantes que, no bromeo, son para llorar de risa (todo el segmento del Gran Fulano es una amalgama de risas continuas). Por eso, esta entrega, siendo fiel al estilo de humor de sus viñetas, resulta una adaptación lo mas fidedigna posible al alma del tebeo. Por poner un ejemplo: todos los segmentos que se desarrollan en las oficinas de la TIA son puro manjar, donde sus diálogos y situaciones no se alejan en absoluto del estilo de Ibáñez, su creador…y eso que estamos hablando de un guión original.

En ese sentido, aunque el guión, y su desarrollo, son lo de menos (al fin y al cabo, pasaba lo mismo en sus tomos), los diálogos y situaciones aprovechan al máximo su exponente divertido y creativo, donde los fanáticos de sus personajes pueden darse por satisfechos.

Solo le pongo dos peros al film, uno lógico y otro sin mucha importancia. El primer, y mas importante, es que llega a cansar…lo que funciona tan bien en el papel impreso no tiene por qué funcionar igual en la pantalla, y aquí el ritmo, no es que se resienta, es que resulta tan constante en su humor, que llega a resultar exhaustivo. Fesser, con tal de no traicionar para nada el tono del tebeo, mantiene de forma incesante los gags, y es un detalle por su parte, pero mantener el estado de ánimo del espectador de forma constante es pedir demasiado, pues pasada una hora de risa constante, uno termina cansado. El segundo es mas un detalle que otra cosa, y es alargar una situación del film que, primero, me descuadró muchísimo, pues alarga mas de la cuenta (casi 10 minutos) un chiste que se podía haber acortado (tiene que ver con la voz de Ramón Langa), llegando a pensar por un momento que la cinta tomaría ese camino…afortunadamente, no lo hace.

Por lo demás, solo decir que salí muy satisfecho de Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, pues esta vez Javier Fesser ha conseguido su objetivo: ser la mejor adaptación del tebeo de estos personajes. No hay mejor cumplido que ese, y aunque no sea un film perfecto (aunque sus desventajas sean lógicas debido a su traslación al cine), se trata indudablemente de un film divertidísimo, la mejor comedia nacional del año, con toda probabilidad, y sin lugar a dudas, el mejor film animado español del año…y de muchos años. ¡Un hurra por Mortadelo y Filemón!

Nota El Blog de Cine Español: 8

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasanimación,crítica,Javier Fesser,Mortadelo y Filemón
Es difícil que un habitante de España no conozca a Mortadelo y Filemón. Estos dos personajes salidos de la mente de Francisco Ibáñez, es como si nos hubieran acompañado desde siempre, y en lo que a mi respecta, sus tebeos fueron parte indudable de mi infancia (aunque he de...