Los cines Imax de Madrid y Barcelona cerrarán sus puertas después del verano al no poder luchar contra la crisis económica global del país y la crisis propia del cine.

A todo esto se suma el excesivo coste de cada bobina para formato Imax, una cifra carísima entre los 20.000 y 40.000 euros. Un coste que hace imposible conseguir que este negocio sea rentable, más cuando entre los dos cines apenas se llegaba a facturar 1,5 millones de euros anuales.

Uno de los máximos responsables de estos cines comenta que sus salas superaban el millón de espectadores anuales, pero el año pasado apenas entraron en el recinto 130.000 personas y eso teniendo en cuenta que el 85% de ese público era escolar, que venían a ver películas didácticas, lo que supone unas tarifas más reducidas. En los últimos cuatro años hemos perdido más de un millón de euros por ejercicio.

Sin embargo, en USA los cines Imax han batido récords de asistencia gracias al estreno de “Guardianes de la Galaxia”, ¿una contradicción o un nuevo ejemplo de que el cine en nuestro país vive una crisis mortal?

RedaccionNoticiasBarcelona,cines Imax,Madrid
Los cines Imax de Madrid y Barcelona cerrarán sus puertas después del verano al no poder luchar contra la crisis económica global del país y la crisis propia del cine. A todo esto se suma el excesivo coste de cada bobina para formato Imax, una cifra carísima entre los 20.000...