Difícilmente olvidaré mi experiencia con esta película en una abarrotada sala del bello Cine Elíseos de Zaragoza. Pocas veces he asistido a un hervidero de emociones y sentimientos a flor de piel comparable, donde tenían cabida gemidos de llanto entre...