Spain is different. Así lo pienso yo y muchos que ven como películas nacionales que ofrecen algo distinto a lo que se suele hacer en nuestro país, se ven ninguneadas ante una promoción prácticamente nula o a un público (el mismo público que luego se queja de que en España solo se hace el mismo tipo de cine sobre la Guerra Civil y Almodóvar…una frase que ya es mas tópica que el propio concepto acusador) que, directamente, le da la espalda de forma que escapa a mi incomprensión. Mis ejemplos mas claros son dos películas muy infravaloradas en nuestro país que han conseguido una recepción crítica y popular mucho mas positiva que en España: la primera es 3 días, una propuesta harto original y dirigida con notable solidez en la que un meteorito amenazaba con caer en nuestro territorio y que fue ninguneada en nuestras salas por una promoción que se olvidó de ella; y la segunda, Sexykiller, una de las gamberradas más divertidas que se han hecho del género en nuestro país, donde brillaba con luz propia Macarena Gómez, y cuya promoción, al igual que en el film apocalíptico…no supo cómo venderla. Esta última actriz protagoniza nueva película a las órdenes de Juanfer Andrés y Esteban Roel, que dirigen su primer largometraje con Musarañas, que se estrena en nuestro país el próximo 25 de diciembre, y espero, con toda mi alma, que no ocurra como los films antes citados, pues este debut supone una de las mejores sorpresas que nos ha deparado el cine español durante este 2014…tanto, que entra de lleno en mi ranking de las mejores películas de este año.

La sinopsis oficial dice así: España, años cincuenta. Montse (Macarena Gómez) ya no es joven, ha perdido su juventud cuidando de su hermana pequeña (Nadia de Santiago), encerradas en un siniestro piso del centro de Madrid. Su madre murió en el parto de la pequeña, y el padre (Luis Tosar) no pudo soportarlo. Huyó cobardemente dejándolas solas. Obligada a ser padre, madre y hermana mayor, Montse se esconde de la vida, entre cuatro paredes, alimentando un temperamento obsesivo y desequilibrado: padece de agorafobia, y no puede dar un paso fuera de casa. Ella no entiende lo que le sucede, y el sufrimiento que esa extraña enfermedad le genera la obliga a refugiarse en un mundo de Padrenuestros y Avemarías. Montse trabaja de costurera y el único eslabón que la une con la realidad es la niña, una niña que está dejando de serlo. Un día, esa cadena se rompe: Carlos (Hugo Silva) un vecino joven e irresponsable, tiene la desgracia de caerse por las escaleras, buscando ayuda en la única puerta a la que ha sido capaz de arrastrarse. Montse le recoge. Alguien ha entrado en la madriguera de las musarañas… Puede que no vuelva a salir

Empezaré diciendo esto: Musarañas atrapa desde el minuto uno. Y no lo hace impactando al espectador (eso se lo dejo a la media hora final), sino porque asienta muy bien las bases del tono y el clima por el que irá desarrollándose la cinta. Presenta la situación en la que viven sus dos protagonistas de forma harto sólida, con un guión que deja bien claras las intenciones de los personajes y de la situación que vive el país, gracias a una atmosfera claustrofóbica muy conseguida, en la que la cámara apenas sale del hogar de Montse, sin que los deje respirar, y cuando la cámara muestra el exterior, siempre lo hace desde el interior de la casa, con las ventanas cerradas a cal y canto. Y la atmósfera que se vive dentro de la casa resulta aún más angustiosa debido al fanatismo religioso del personaje principal, lo cual hace que la situación se convierte en una bomba de relojería que de un momento a otro tiene que explotar por algún lado…

Y vaya que si explota…la última media hora de Musarañas es, por decirlo de forma jovial, cremita fina. La bomba estalla, y consigue un crescendo de tensión magnífico donde el espectador se encontrará en su butaca con las uñas clavadas y retorciéndose en el asiento (esa escena en el pasillo es de una intensidad insoportable). Asistimos pues a un espectáculo que acoge con los brazos abiertos el grand guignol, en la que la sangre, la violencia, la pasión, y la tragedia familiar se dan de la mano con un pulso y un equilibrio maravilloso. Especialmente destacable es el hecho de saber mezclar con gran equilibrio la tragedia, el terror, el drama y el humor negro sin desentonar en ninguno de sus apartados…todo con un transfondo social perfectamente integrado (esa oscura España de la posguerra que crea monstruos). Pero más merito tiene el hecho de tratarse de una ópera prima donde el equilibrio de todos sus elementos es visible de cara al espectador gracias a una dirección impecable.

Si algo le puedo achacar al film es un pequeño (por no decir ínfimo) bajón de ritmo e interés en su segundo bloque, una vez son presentados los personajes y la situación, ya que su guión queda estancado durante un pequeño rato en la misma situación…pero es que esto apenas se nota debido a que sus directores saben que tienen a Macarena Gómez y ,desde luego, aquí un espectador se quedó impresionado ante la interpretación que ofrece esta actriz. La intérprete sabe el caramelo de personaje que tiene entre manos, y se mete en la piel de Montse con una intensidad digna de todos los elogios posibles, pues no hay momento donde ella baje la guardia tratándose, sin lugar a dudas, en el mejor papel de su carrera, digna de cualquier premio que se precie. Su personaje, complejo donde los haya, recorre tantas fases, que el espectador tiene sentimientos encontrados hacia ella gracias a su interpretación, y hay instantes que nos infunde en el cuerpo puro terror (la escena de Montse castigando a su hermana) con otros sobrecogedores (los encuentros oníricos con su padre, o el magnífico plano de Montse en la cama a lagrima viva orando con tal de que se acabe su pesadilla). En mi opinión, el futuro premio Goya a Mejor Actriz tiene un nombre, y ese es Macarena Gómez…

Pero el resto del reparto tampoco merece ser olvidado, pues están estupendos en sus respectivos roles, aunque es cierto que se ven eclipsados por una impresionante Macarena Gómez: Nadia de Santiago esta estupenda y resulta muy convincente en su papel de hermana pequeña (sobre todo en los momentos finales, donde está excelente); Hugo Silva sorprende para bien, y aunque su papel no dé para mucho mas, transmite perfectamente lo que su papel le pide (galán y sufridor…y en los dos cumple, aunque en este último consigue impactarnos ante el terror que vive el personaje); y Gracia Olayo como clienta y amiga de Montse resulta encantadora y un soplo de aire fresco a la angustia que se vive en esa casa. También aparece cierta actriz cuyo nombre no diré para no fastidiaros la sorpresa…es un papel pequeño, pero importante en el devenir de los acontecimientos.

Con un control de todos los elementos plausible (estupenda fotografía, magnífico diseño de producción, inquietante banda sonora…), queda claro que Musarañas es uno de los films imprescindibles en lo que queda de 2014, y en mi opinión, una de las mejores películas que he podido contemplar este año. Un debut ejemplar de un par de directores que conocen el medio mejor que nadie, y que han ofrecido un ejercicio de suspense envidiable que, esperemos, triunfe en nuestras salas como bien se merece. Una cita ineludible para fanáticos del género que, esperemos, se lleve algún que otro premio Goya a casa (dos por lo menos)…bien se lo merece.

Puntuación El Blog de Cine Español: 8.

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasÁlex de la Iglesia,Carolina Bang,crítica,Juanfer,Macarena Gómez,Musarañas,NADIA DE SANTIAGO
Spain is different. Así lo pienso yo y muchos que ven como películas nacionales que ofrecen algo distinto a lo que se suele hacer en nuestro país, se ven ninguneadas ante una promoción prácticamente nula o a un público (el mismo público que luego se queja de que en...