Berger ya apuntó maneras en “Torremolinos 73”, con una puesta en escena brillante, así como una ambientación setentera minuciosa, impecable hasta el detalle. Explotó un campo muy interesante desde el punto de vista erótico: el porno amateur. Más...