No es por seguir metiendo el dedo en la herida pero, ¿cómo se puede dejar fuera de las finalistas en los Goya a mejor montaje a “Open Windows”, de Nacho Vigalondo, cuando es la primera vez en la historia...