He pasado toda la semana aullando a la luna (no se si llena o no), porque los pases de películas para los llamados medios de comunicación han sido tan horripilantes que no hay aullidos para poder explicar el desastre...