He de confesaros que en este año 2014 tuve el privilegio de estrenarme en esto de los San Fermines. No es una fiesta popular que me llamara especialmente la atención, ciertamente, pero creo que como experiencia había que vivirla, por lo menos una vez en la vida. Gracias a un amigo que tiene su residencia allí me embarqué a Pamplona para descubrir estas fiestas y lo cierto es que lo que se vive en San Fermines es una auténtica locura. Locura porque las 24 horas del día la ciudad está en continuo movimiento, no hay apenas momentos en los que Pamplona repose. Gente de todos los lugares del mundo se reúnen allí para festejar una fiesta que es única en el mundo, desde luego. Blue Lips, la película de la que os hablo a continuación, nos habla de eso mismo, de cómo distintas personas de todas partes del mundo, terminan por reunirse en los San Fermines para desembocar un cambio en sus vidas. Y lo cierto es que el film consigue trasladar al cine estas fiestas populares de forma bastante digna a lo que se vive allí.

La sinopsis oficial dice así: La rutina es como un mantra que ha acabado por aturdir a los seis protagonistas de Blue Lips. Por debajo de ese rumor escuchan una voz que les dice que algo no está bien del todo, pero desde hace tiempo ignoran ese ruido incómodo y continúan viviendo sin darle mayor importancia. Un día, sin embargo, todos tendrán que salir de sus hogares y no tendrán más remedio que prestar atención a ese mensaje que les había ocultado el día a día. Por extraño que parezca, será en los ruidosos Sanfermines donde todos encuentren un espacio propicio para la reflexión y el renacimiento.

Podría decirse que este es el resumen general de Blue Lips: seis historias de diferentes personajes, en la que sus personajes se sienten prisioneros o atados a unas circunstancias que podrán cambiar (o no) una vez acontecen las fiestas. En ese sentido, la película funciona a base de sencillez y honestidad…por mucho que el film quiere complicarse en cuanto a unir tramas, lo cierto es que al final, todo se resume de manera muy sencilla y natural (desde luego, los encuentros de sus personajes no me parecieron exagerados…a mi me pasó lo mismo allí), y aunque es cierto que el guión peca de simple y funcional, no resulta un estorbo y se agradece mucho. Puede que las situaciones se resuelvan de manera fácil, pero, díganmelo a mi, que al final, le cogí su encanto. Básicamente, por que el film, pese a sus pretensiones, no pretende hacer otra cosa que agradar al público…y sinceramente lo consigue.

Además, se agradece que, aun siendo un film rodado por seis directores distintos, sea homogenea sin que exista una gran diferencia entre ellas. Si las historias pueden ser distintas, pero el tono y el resultado global consigue que sea compacta, sin resultar demasiado brusco el cambio entre historias. Es cierto, que en determinados instantes el film pretende ser mas importante de lo que verdaderamente es, y es en esos pequeños momentos donde la trama cojea, pero por fortuna prima mas la sencillez que la ambición. Cojea en esos apartados por que en esos momentos, al pretender ser ambiciosa, no alcanza sus objetivos por una intensidad emocional que apenas se percibe mas allá de la premisa de sus distintas historias. El desarrollo de las historia se queda en algo sencillo pero, repito, al final la película funciona precisamente por eso.

Lo que me dejó bastante desconcertado fue el hecho de si el film fue rodado en plenas fiestas de San Fermín o no, pues desde luego, se vive la fiesta tal y como es (demasiado logrado para ser verdad). En ese sentido, el gran momento de la cinta, por su intensidad, es el de El chupinazo, donde existe una tensión extraña dependiendo del punto de vista de los personajes. Personajes descritos con bastante cariño y al que los actores dan vida con bastante corrección y buen hacer, aunque en algún momento se perciba alguna que otra limitación…pero aun así, nos lo creemos.

Blue Lips es así una cinta que es bastante entretenida (posee un buen ritmo debido al conjunto de historias que tiene que contar), que consigue ser amena y agradable. Puede que intente ser mas ambiciosa, pero me quedo con el aire festivo y de buen rollo (pese al drama que viven cada uno de los personajes) que transmite en todo momento el film. Desde luego, se consigue recrear las fiestas de manera esplendida y aunque no sea un film que recordaremos durante mucho tiempo, una vez terminado el film el espectador la recordará con simpatía (al menos en mi caso). Un film agradable, sencillo y entretenido que nos mete de lleno en las fiestas de Pamplona desde varios puntos de vista.

Nota El Blog de Cine Español: 5.

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasBlue Lips,cine español,crítica
He de confesaros que en este año 2014 tuve el privilegio de estrenarme en esto de los San Fermines. No es una fiesta popular que me llamara especialmente la atención, ciertamente, pero creo que como experiencia había que vivirla, por lo menos una vez en la vida. Gracias a...