Javier Bardem es sin lugar a dudas el más importante y mejor actor español en activo (en mi opinión, de la historia); y uno de los actores más respetados del mundo. Por ello, sorprende una reducida actividad en los últimos tiempos que se suma a su poco acierto a la hora de escoger proyectos.

Se podría decir que en los últimos 5 años, Bardem no ha sido protagonista absoluto de ninguna película. Su mayor acierto fue en el año 2012 al interpretar al villano de Skyfall, un recital interpretativo con el que logró volver a poner a la crítica a sus pies.
El mismo año estrena ‘To the Wonder’, la nueva película de Terence Malik en la que vuelve a interpretar a un secundario de peso. Pero el filme no logra el esperado reconocimiento crítico ni de público, convirtiéndose en rotundo fracaso.

Lo siguiente fue ‘Alacrán enamorado’, su única incursión real en el cine español (aunque ‘Biutiful’ o ‘Vicky Cristina Barcelona’ eran coproducciones españolas) en los últimos 10 años. Aunque, en esa ocasión prácticamente se trataba de un cameo para un filme que adaptaba el texto de su hermano, Carlos Bardem. La película no obtuvo la acogida esperada pese a su potencial.

En 2013 estrenó ‘El Consejero’, dirigida por Ridley Scott y con deslumbrante casting compuesto por Michael Fassbender, Penélope Cruz, Cameron Diaz y Brad Pitt. Este thriller sobre el narcotráfico trajo a Javier otro personaje conflictivo. De nuevo, la película se convierte en un rotundo fracaso en todos los ámbitos.

Y no se acaban las malas noticias. Con ‘Caza al asesino’ -su último estreno hasta la fecha-, protagonizada por Sean Penn, Bardem volvía a ejercer de malo de la película en lo que prometía iba a ser un buen espectáculo de acción. No funcionó ni como pasatiempo.

El balance es de 5 películas estrenadas en 5 años. Ninguna de ellas como protagonista absoluto y destacando su separación del cine español. Una reducida actividad que sorprende si comparamos su cartera en los últimos años con cualquiera de los actores análogos.

Entre medias, durante este periodo surgió la polémica tras la firma de un manifiesto que pedía la paz en Gaza. También recordamos las declaraciones de Ridley Scott, definiendo a Bardem como “un agonías” al que le costaría horrores tomar decisiones. Por último, su difícil relación con la prensa española (y la antipatía de gran parte del público) podría estar detrás de su ausencia en nuestra cinematografía, mientras que Penélope Cruz sí ha combinado trabajos dentro y fuera de España.

En el último año, Bardem ha rodado dos películas, ambas en fase de post-producción: ‘The last face’, dirigida por Sean Penn y protagonizada por Charlize Theron; y la última entrega de Piratas del Caribe, que no llegará a nuestras pantallas hasta el 2017. De nuevo, se trata de secundarios ilustres.

Además, preocupa la ausencia de proyectos anunciados. El único es el de “Escobar” (el proyecto menos apetecible de la historia), biopic que dirigirá Fernando León de Aranoa.

Conste en acta que esto no es una crítica hacia la figura de Bardem. Creemos que un actor de su dimensión debería estar rodando más y mejor.

 

Óscar TACuriosidadesJavier Bardem
Javier Bardem es sin lugar a dudas el más importante y mejor actor español en activo (en mi opinión, de la historia); y uno de los actores más respetados del mundo. Por ello, sorprende una reducida actividad en los últimos tiempos que se suma a su poco acierto a la...