En los últimos años nuestros cineastas debutantes nos han dado grandes alegrías, véase los casos de “El desconocido”, de Dani de la Torre; “Tarde para la ira”, de Raúl Arévalo;  o “Verano 1993”, de Carla Simón. Sin embargo, este 2019, curiosamente, y creo que debido a la eliminación de ayudas públicas a las óperas primas, hay pocas producciones españoles dirigidas por debutantes y, entre ellas, nos quedamos con las siguientes de cara a las próximas nominaciones a los Goya a mejor dirección novel:

La influencia, de Denis Rovira: si el año pasado “Verónica”, de Paco Plaza, dio la sorpresa en los Premios Goya con esta cinta de género, creo que esta adaptación de la novela de terror sobrenatural escrita por Ramsey Campbell, podría merecer una nominación al creador de los cortos de género fantástico “El grifo”, “Lazarus Taxon” y “Angel”.

Buñuel en el laberinto de las tortugas, de Salvador Simó: creo que nunca un director ha estado nominado al Goya a mejor dirección novel por una película de animación y puede ser que Salvador Simó rompa un hito en este campo. Su galardón al mejor director europeo en los Cartoon Tributes es buen indicio para ello. Además, cuando la veréis me daréis la razón, estamos ante una de las películas imprescindibles del año.

Paradise Hills, de Alice Waddington: producción de Nostromo Pictures, rodada en inglés, tras las buenas críticas conseguidas en su presentación en Sundance también es una de nuestras favoritas en esta quiniela. Estreno en España el próximo otoño.

Boi, de Jorge M. Fontana: una película que ha pasado por los cines completamente desapercibida por lo que tendrá que hacer milagros para que no pase lo mismo con los académicos. Sus críticas son muy buenas por lo que también está en nuestra quiniela de los Goya a mejor dirección novel.

7 razones para huir, codirigida por Esteve Soler Miralles, Gerard Quinto y David Torras: otra de las óperas primas a destacar de este año que contará con el lobby catalán, si es que existe, además de un gran número de votos de académicos que forman parte de su reparto.

El increíble finde menguante, de Jon Mikel Caballero: esta pequeña gran película, que pudimos ver en el Festival de Cine de Málaga, no nos acabó de cuadrar del todo pero hay que alabar el gran trabajo de dirección, y de montaje, que tiene detrás.

¿Qué otras películas podrían optar a ser candidata a los Goya en esta categoría?