El cine español está arrancando con unas buenas cifras en este 2015, ya que uno de nuestros productos nacionales, Perdiendo el Norte (película que olvidé una vez terminó la proyección), se mantiene en la lista de las películas mas taquilleras tras un mes de proyección (aunque no llega, ni llegará, ni de lejos, a las cifras que alcanzó la comedia del año pasado 8 apellidos vascos). Pero esta aproximación posee algo de trampa…y es que ha sido escasa la cartelera de películas nacionales estrenadas hasta el momento, y salvo la estupenda comedia Negociador (que no ha obtenido el apoyo del público por desgracia), ninguna ha tenido una fuerte campaña como para hacer frente en la taquilla de nuestro país. Esto puede cambiar con la llegada del nuevo film de Gracia Querejeta, Felices 140 , película que cuenta con un atractivo reparto y que sorprende por lo que su argumento depara al espectador…tanto es así, que me gustaría ver como van a promocionar esta película, ya que juega en un terreno distinto a lo que el espectador puede pensar.

Elia (Maribel Verdú) cumple 40 años y su aniversario le sirve de pretexto para reunir en una casa rural de lujo a unos pocos amigos y familiares. Hay algo que tiene que comunicarles: es la única ganadora del bote que el Euromillón sorteaba esa semana. A partir del instante en que los invitados son conscientes de que Elia es la afortunada a la que le han caído del cielo 140 millones de euros, el ambiente comienza a enrarecerse y lo que en un principio parece alegrías compartidas se tornarán poco a poco en codiciosas argucias para conseguir quedarse con el dinero de Elia.

Durante aproximadamente mas de media hora, Felices 140 juega en un terreno de comedia amable que, sorprendentemente, funciona bastante bien. Nos presenta a los personajes como si de una comedia francesa se tratase, y lo cierto es que su ligereza ayuda al ritmo del film y a que el espectador asista de manera agradable a una historia que puede acarrear momentos de pura comedia (la escena de la cena, o la actriz echando las cartas). Incluso parece como si Querejeta estuviera jugando con el espectador hasta ese momento, manejando este género con el manual en la mano, siguiendo punto por punto los requisitos para que el espectador piense que asistirá a un relato divertido, ya que su tono, su banda sonora, sus personajes, y situaciones dan a entender esto mismo…

Y no. Querejeta pone las cartas sobre la mesa y nos ofrece un relato que cambia de tono en un abrir y cerrar de ojos, desconcertando en un comienzo, al espectador (algo lógico y , supongo, que buscado), para ofrecernos un retrato de la condición humana, y os aseguro que no es nada, pero que nada amable, sino todo lo contrario…resulta descorazonadora. El humor amable da paso a un humor negrísimo, y lo que pudo acabar en fracaso al variar tanto de tonalidad en la misma, funciona por lo bien que ha manejado el comienzo en su presentación de personajes, ya que una vez el film cambia por completo, uno entiende las justificaciones de cada uno de ellos. Personajes que son como lobos con piel de oveja y que consiguen la indignación del espectador a medida que avanza el film. Manipulaciones, secretos inconfesables, resquemores, envidias…todo sale a la luz como un bomba de relojería perfectamente orquestada por su creadora.

Los diálogos poseen fuerza por, precisamente, la contención con la que ha jugado Querejeta en un comienzo, además de que la estructura del relato funciona por que…parece una obra teatral. Nunca salimos del recinto (salvo en ocasiones contadas sin mucha importancia) , lo que consigue aún mas una asfixia mayor por parte de los personajes que hacen que exploten de un momento a otro…y eso que es casi una mansión, pero su posición de poder aristócrata juega con la codicia de sus personajes. Su teatralidad reside por el especio y por las situaciones, basadas en diálogos que van desde lo profundamente amable, a lo profundamente malicioso. Lo dicho, Querejeta, sin ser un culmen de originalidad, ha estado inspirada por jugar con su historia de manera que sea coherente consigo misma, sin ser para nada fácil su punto de inflexión.

Pero el mérito principal es, desde luego, de unos actores que están estupendos y aprovechan unos personajes que dan muchísimo juego, sin que ninguno desentone en el tono grupal del mismo: Maribel Verdú esta, además de guapísima, maravillosa pues maneja a un personaje para nada fácil muy bien, y cómo su personaje, que derrocha encanto y carisma, va asimilando su situación deja al espectador conmovido (sobre todo en sus momentos finales); Antonio de la Torre juega tan bien sus cartas que, aún sin ser una de sus mejores interpretaciones, consigue que el espectador se indigne ante su personaje; Eduard Fernández esta, como siempre, excelente, y su personaje es de todo el grupo, el que aporta algo de humanidad ; Nora Navas esta impecable, y cuando se pone las pilas…es una auténtico monstruo que se come a cualquiera (atención a la escena de la cena); Marian Álvarez está esplendida como el personaje mas frágil de todo el grupo, pero no por ello, menos interesado (hay una escena de humor negro en una discusión de tres que es impagable); Alex O’Dogherty se lo pasa en grande como ricachón inaguantable; Gines García Millán está estupendo como el antiguo amor de Elia, con un personaje lleno de grises ; Paula Cancio juega bastante bien su rol de actriz frustrada pero engreída; y Marcos Ruiz está magnífico como sobrino de Elia (que sea el pequeño el único personaje verdaderamente humano del relato, dice mucho de las intenciones del film).

Felices 140 es una película estupenda que sabe jugar con el espectador de forma inteligente, pues lo que parece una comedia amable durante buena parte de su recorrido se convierte en un abrir de ojos en un drama salpicado de humor negro que deja en una posición a la sociedad de hoy en día y a la humanidad, a la altura del betún. Merece una recomendación por ese riesgo y por un reparto excelente que sabe llevar hasta las últimas consecuencias un relato, casi teatral, que funciona estupendamente y conseguirá la indignación del espectador en un abrir y cerrar de ojos. Ese era su objetivo primario, y desde luego, se ha visto cumplido.

Nota El Blog de Cine Español: 7.

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasCríticas,Felices 140,Gracia Querejeta,Maribel Verdú
El cine español está arrancando con unas buenas cifras en este 2015, ya que uno de nuestros productos nacionales, Perdiendo el Norte (película que olvidé una vez terminó la proyección), se mantiene en la lista de las películas mas taquilleras tras un mes de proyección (aunque no llega, ni...