CRÍTICA “LA RECONQUISTA”: LOS DIÁLOGOS SON FORZADOS, SUPERFLUOS Y DENOTAN TINTES DE PEDANTERÍA CONTINUA

Un chico y una chica. Una reconquista que parece avecinarse. O eso es lo que nos dice el título de la nueva película de Jonás Trueba. Esto promete. Y mucho. Desde la maravillosa e impecable “Stockholm” de Rodrigo Sorogoyen anhelo a que un director nos cuente una historia centrada en dos personajes, sencilla pero llena de vida.

La reconquista” comienza con el encuentro entre Manuela (Itsaso Arana) y Olmo (Francesco Carril). A lo largo de sus conversaciones durante una noche descubrimos que a los 15 años habían tenido un romance (o como se le pueda llamar a esa edad) y somos testigos de que ese amor entre ellos realmente nunca se llegó a apagar del todo. Una historia con mucho potencial y si además le sumamos los datos de que él tiene novia y que descubriremos más de ese primer amor a los 15, la cinta parece ser a simple vista una delicia para nuestro paladar cinematográfico.

Jonás Trueba sin embargo no logra la película que pudo ser y que lamentablemente se quedó en el camino de ser una obra maestra. Los diálogos entre los dos protagonistas son forzados, superfluos y denotan tintes de pedantería continua. Silencios entre frase y frase o simplemente silencios sin conversaciones por en medio no aportan más que aburrimiento y ganas de que la cinta concluya. Hay escenas que no cobran demasiado sentido, como en el caso del bar musical donde el padre de la protagonista nos “deleita” con dos canciones enteras (sí, sí, de pe a pa) e incluso amenazando con cantar una tercera lo cual ya ponía al espectador los pelos de punta, pasando de un drama intimista a una cinta de terror. Durante esta escena musical tan prescindible no ocurría absolutamente nada. Además de este aspecto que producía terror, qué decir de la mirada de Francesco Carril, dudando si estamos ante un personaje que tras esa noche vive en un mar de dudas porque siente que no ha dejado de querer a Manuela o si estamos reviviendo el momento Eduardo Noriega en la magnífica “Tesis” de Amenábar anunciando que va a matar a Ángela.

La segunda parte de “La reconquista” es todavía peor. Jonás Trueba narra la historia de cómo a los 15 años Manuela y Olmo se conocieron. Lo más flojo de este tramo de película es sin duda el casting de los niños elegidos. Da la sensación de que el director tenía prisa para rodar y todavía no tenía a los dos adolescentes, por lo que salió del estudio al primer parque que encontró y seleccionó a un chico y a una chica al azar. Qué poco carisma y química que desprenden… También puede ser que el guión no diera para más en las actuaciones… Todo es posible.

“La reconquista” es una película llena de buenas intenciones pero fallida en su ejecución. Los personajes no logran crear la empatía necesaria en el espectador, la historia no engancha y llega un momento en que parece que no llega a su fin. Una auténtica pena porque en manos de otra dirección y casting estaríamos ante una auténtica joya.

Nota El Blog de Cine Español: 3.

Gabriela Rubio

24 thoughts on “CRÍTICA “LA RECONQUISTA”: LOS DIÁLOGOS SON FORZADOS, SUPERFLUOS Y DENOTAN TINTES DE PEDANTERÍA CONTINUA”

  1. Jaja
    “la sensación de que el director tenía prisa para rodar y todavía no tenía a los dos adolescentes, por lo que salió del estudio al primer parque que encontró”
    me encanta, hay que ser claros
    de la familia Trueba solo salvo Soldados de Salamina de David. los demàs, petula que te petula, nunca llegaràn a la tia Tula…

  2. Me parece una crítica realmente floja, pobremente argumentada.

    El cine moderno está lleno de silencios por múltiples razones potencialmente muy sugerentes. En el siglo XXI acusar a una película de que tiene silencios es como echarle en cara a la pintura contemporánea que no sea figurativa. Vaya, que esto no es una película de Nancy Meyers.

    No me parece tampoco que los diálogos sean superfluos o pedantes. Citar una novela no es necesariamente pedante. Hay gente que las lee. De verdad. Desde luego, le recomiendo a la autora que no vea películas francesas de autor, porque le puede dar un síncope. Y no digo que los diálogos sean perfectos, porque hay momentos y detalles que me parecen un poco forzados (los argentinismos, por ejemplo), pero creo que el reto lo salva con nota muy alta.

    Luego, es cierto que las canciones pueden jugar con la paciencia del espectador si resultan desagradables para el oído. Por suerte no fue mi caso. La música tiene mucho sentido en esta película, vertebra la narración, crea atmósfera, habla de los personajes y genera dinámicas entre ellos.

    Y bueno, el tramo final para mí es el más flojo. Tiene todo el sentido en cuanto a la estructura argumental, pero era muy complicado reiniciar la historia en otro momento vital con dos actores diferentes y con la necesidad de tener que volver a conectarlos emocionalmente tras una primera parte tan trabajada en ese aspecto. No lo consigue en la medida en que sería deseable, creo yo, y por eso pierde algunos enteros, sin dejar de parecerme una gran película.

  3. No sé si SPOILEO algo…

    Porque luego me parece fabulosa la idea de enfrentar a los personajes y su relación consigo mismos, hacer que se miren desde otro momento vital, y cómo la aparente trivialidad inicial va tomando otro cariz mucho más profundo, que tiene que ver con lo que cada personaje es, lo que era y en lo que se ha convertido. Incluso la idea de enfrentar la relación que hemos visto entre los dos protagonistas a los oídos de un tercero, la novia de él, con resultados inesperadamente cómicos.

  4. Vaya, la verdad es que estoy leyendo críticas muy dispares respecto a esta cinta, lo cual por otra parte no es necesariamente algo negativo. Es muy probable que entre dentro de esos títulos que despiertan senssaciones muy distintas según el gusto del que las ve. Los dos primeros trabajos del benjamín de los Trueba me gustaron, y en primera la música era una protagonista más, tal y como parece ser en ésta según comenta Genjuro.

  5. Más allá de su función narrativa, que a alguien le desagrade la música de Rafael Berrio ameritaría una visita urgente al otorrino.

  6. Bueno el problema es que el cine de autor “puro” o te gusta o no. Creo que es algo que se puede desarrollar con el tiempo pero requiere de bastante paciencia. Dicho esto, empezar a conocer otro tipo de hacer cine te hace tener una perspectiva más abierta y completa sobre el cine en general, aunque luego te guste más o menos (como es mi caso que prefiero un cine más comercial). El problema que yo le veo a Trueba es que es uno de esos directores que junto a Desplechin, Hong y otros pues hace un cine demasiado deudor de su modelo, básicamente Truffaut. Y eso limita mucho de cara al público.

  7. Bueno Carlos, el hecho de no gustarte el cine de Trueba no te excluye como amante del cine autoral puro. Por ejemplo, a mí me encanta el cine de autor francés que Trueba abraza tan impudicamente y sin embargo él tiene hasta la fecha una filmografía decepcionante. Aun así espero esta última con ganas, pero creo que se ha instalado en una impostura y comodidad rohmeriana que me aleja bastante.

  8. Claro que puede no gustarte Trueba y gustarte el “cine de autor puro”. Seguro que hay sobrados argumentos para no comulgar con la película. Lo difícil es que te guste el “cine de autor puro” y soltar una frase como “Silencios entre frase y frase o simplemente silencios sin conversaciones por en medio no aportan más que aburrimiento y ganas de que la cinta concluya”. Vamos, es que alguno todavía no ha llegado a 1954 y “Te querré siempre” de Rossellini.

    Carlos, por supuesto que hay una influencia de la Nouvelle Vague, como en tantos cineastas modernos, pero no me parece para nada que sea tan deudor del modelo. Y de hecho, me parece tanto o más pertinente mencionar a Rohmer como influencia. En todo caso, ya le gustaría al menor de los Trueba ser como Hong Sang-soo, e incluso como Desplechin.

  9. Anton.m.1, el cine de Rohmer es el paradigma de la sencillez, pero de ésa que nos embelesa y atrapa contando cosas tan naturales con actores que parecen sacados de la vida misma, sin resultar pesado (al menos para mí). Sé que muchos señalan el cine de Jonás como afrancesado, pero no entiendo por qué ese tipo de cine parece no encontrar tantos admiradores en nuestro país. Hay excelentes ejemplos de directores contemporáneos que beben del mejor espíritu de la nouvelle vague (Joachim Trier, Arnaud Desplechin o Jan Ole Gerster) y no se les acusa de intelectualoides o desfasados. Filmar sobre las principales inquietudes humanas y vernos reflejados hasta el punto de empatizar y cuestionarnos aspectos de nuestra vida es uno de los mayores logros que ejerce el cine en muchos. Otra cosa es que las intenciones no se ejecuten de manera satisfactoria, resultando cargantes o artificiosas. A ver qué tal resulta “La reconquista”, no quiero aventurarme a decir mucho hasta que no la vea.

  10. A mi me gustaron las tres anteriores de Jonas, en especial los ilusos. Así que la veré a ver que tal.
    He leído críticas muy dispares.

  11. Menos bla bla bla y mas ir a verla, que luego estas pelis duran un suspiro en cartel y los productores se cansan de arriesgar. Y esta bien que haya cine comercial pero tambien otro tipo de cine

  12. Se supone que los que escriben en este blog, tienen idea de lo que es el cine (y de lo que ha sido), me refiero al buen cine. ASÍ, por ejemplo, dice el crítico, tan campante: “Lo que podía haber sido una obra maestra…” ¿Y el cómo lo sabe, acaso es tan original y de hondo calado el tema tratado? De risa.
    Luego, dicen otros contertulios, tachándola de cine de autor. Pero bueno…, qué insulto a todos los creadores que en mundo del cine han sido(porque ya no quedan). Señores ignorantes, una cosa es un cine personal (por ej., el de Almodovar, aunque malísimo), y otra el cine de autor, de creación, y no cito a tantos maetros.
    Vaya cultura audiovisual, señores, si da pena, esto parece un blog de parvularios.

  13. A mí la crítica no me parece amateur. Pero la película sí.

    Existen muchos ejemplos de cintas en las que los silencios son de lo más efectivos y sugerentes, pero eso no quiere decir que todas las películas con silencios tengan que ser necesariamente buenas o estos se utilicen correctamente. Y citar una novela no convierte a nadie en pedante, pero llenar una cinta con diálogos vacíos y de vergüenza ajena sí.

    En cualquier caso es una cuestión de gustos personales. En este caso creo que a Jonás Trueba le ha salido una película fallida. A aquellos que les guste, me alegro por ellos, en serio (nunca he entendido a la gente que va al cine esperando que algo sea un horror). Particularmente no podría haberme gustado menos.

    Y con muchas ganas de que alguien me explique algún día lo que es “el buen cine”, para echarme unas risas.

  14. El sr Ortigosa disfrutara mas en las fiestas de Tordesillas (este año menos) que viendo cine de autor

  15. Yo prefiero una opinión fresca como la de esta crítica a la del sesudo aleccionador de turno como el tal pedro ortigosa, que con total tranquilidad define el cine de Almodóvar como “malísimo” mientras llama al resto de la humanidad ignorantes. Tu comentario desprende mucha amargura, háztelo mirar.

  16. A mi, como ya dije anteriormente, me parece que el mundo de las criticas culturales, son propias de gente que se quiere creer algo, pero no tiene ni idea de lo que habla.
    Vamos a ver….¿alguien despues de leer cualquier critica de cine, sabe si el personaje principal está bien desarrollado, sabe como llega a la historia principal y por qué? ¿sabeis que pintan los personajes secundarios, como llegan a la historia y por qué? ¿entendéis por qué la historia acaba como acaba, lo que demuestra que tiene un desarrollo elaborado con sentido?

    Y no entro a valorar el trabajo con temas como la dirección artistica y la fotografia. Como en EEUU estan haciendo lo que les da, literalmente, la real gana (por el control absoluto que tienen del septimo arte), con los planos secuencia, no ya grabando dia si y dia tb (lo hacen en las series, especial mención a The closer en la oficina), planos secuencia, sino jugando con la dirección artistica para en un solo plano secuencia crear todos los escenarios que quieren….en fin.

    Pues eso, porque no tienen ni idea de cine.

  17. Al margen de que no os guste la película y lo argumentéis como os salga del moño me parece que una buena parte aprovecha para meterse con Jonás a nivel personal y desmerecerlo como cineasta. Todos lo vemos cuando lo hacen con Almodóvar pero con Jonás aunque lleve 4 películas solo, ocurre igual.

  18. Pobre Jonás Trueba, la verdad. La crítica desprende un poco de mala baba, ya que se podría haber dicho lo mismo sin necesidad de intentar ridiculizar la película. Tampoco creo que sea tan pésima como para merecer una opinión tan furibunda.

  19. Aquí, porque dos personajes se pongan a hablar media hora sin parar salen a relucir los nombres de Hong Sang Soo, Linklater y ¡Rohmer! Como si fuera tan fácil. Lo de Jonás Trueba es un quiero y no puedo escandaloso, especialmente para los que hemos pagado una entrada para ver tamaña castaña. Cuando un director imita el cine de género le exigimos unos mínimos de apego a las reglas del mismo y un poquito de diversión. Imitar el estilo autoral de los grandes puedes ser admirable en cuanto a valentía… pero algo que solo se pueden permitir muy pocos. Se agradece su inquietud pero no el resultado. Por mucho palmero que tenga alrededor. Aún así, Jonás Trueba no va a tener problema de seguir rodando películas sin importar su calidad. Y todos sabemos el porqué.

  20. Me encantó la película. Para mí, repito. para mí, es una película bellísima. Los adolescentes impresionantes! No podía haber hecho un casting mejor. Me parece estuendo que cada persona tengamos opiniones dispares y que no haya sentencias universales. Si tuviera que calificar a la peli le daría un 9 sobre 10.

  21. Una película no sólo es del director, sino del espectador que la contempla. Eso es lo grande del cine. ¡Magnífica esta película! De lo mejor que he visto últimamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.