Me sorprende leer en el diario “El País” un artículo donde José Antonio Félez, productor de la película “La gran familia española”, de Daniel Sánchez Arévalo, explica cómo se financia una película española.

Los tres pilares para producir cine español son los siguientes:

– Subvenciones: Se puede aspirar a conseguir 1,5 millones de euros como máximo, sobre todo si funciona en cines con las ayudas procedentes de la amortización en taquilla. Lo malo es que estas ayudas tardan en cobrarse de uno a dos años.

– Venta a las televisiones, o preventas: puede ser a más de una, por ejemplo, Canal Plus, Canal 9 y TVE. También se tardan mucho en cobrar.

– Ventas internacionales: aunque en el caso de “La gran familia española” no sea una parte notable de ingresos, cada vez más producciones españolas, sobre todo las rodadas en inglés, consiguen la mayor parte de sus beneficios de esta manera. Uno de los últimos ejemplos es “Mindscape”, de Jorge Dorado.

Destacar que José Antonio Félez hace bien en no nombrar las ventas de DVD y Blu-Ray porque este mercado, al igual que el de la música, está completamente muerto.

Sin embargo, y siendo objetivos, más viendo los datos que ofrece José Antonio Félez, vemos que algo no cuadra en los números. Según él, “La gran familia española” costó producirla 3 millones de euros e invirtieron en su estreno en copias y publicidad un millón de euros más -algo que no se cree ni mi sobrina de un año y medio-.

Seguimos. Como él bien dice, “La gran familia española” recaudó 3 millones de euros en cines, pero esta cifra, lógicamente, no cuenta como ingresos directos para el productor porque Hacienda se lleva directamente el 21% en concepto de IVA. De tal modo, ya estamos hablando de 2.640.000 euros y, vuelvo a reiterar, según dice, esta cifra se reparte a la mitad entre el exhibidor (los cines) y la otra mitad a repartir entre productor y distribuidor -aunque este reparto no sea exactamente así, aunque entiendo que lo exponga de esta manera para no marear más a los lectores-.

Así, nos quedaría un 1,3 millones de euros de los cuales, tal y como expone el productor José Antonio Félez, 260.000 sería para la distribuidora y 1.040.000 euros para su productora, pero este millón de euros fueron los que se gastaron en publicidad -¿os lo creéis?-.

De ser cierto todo esto, los ingresos con los que contaría “La gran familia española” sería de aproximadamente 1,5 millones en subvenciones varias, más una cantidad a determinar por la preventa televisiva al grupo Atresmedia -que podría ser de 500.000 euros-, con lo cual serían 2 millones de euros, lo que da el resultado de un déficit de 2 millones de euros. Entonces…¿Cómo no se arruina la productora de “La gran familia española”?

Yo sé el por qué, y muchos de vosotros también, pero no quiero escribirlo no sea que me lleguen a mi correo amenazas varias, pero ya se hablado por aquí de sobra sobre ello.

Por último, terminar comentando que si los números de “La gran familia española” no terminan de cuadrar con una taquilla de 3 millones, imaginar la “magia” que tienen que hacer otros productores para no perder sus casas financiando films con presupuestos entre un millón y dos millones de euros que luego recaudan en cines menos de 100.000 euros.

P. D. Para evitar malentendidos. “La gran familia española” es una muy buena película, pero hay que decir la verdad y, al igual que en el resto de sectores, impera mucho “juego sucio” con el tema de las subvenciones.

RedaccionCuriosidadescine español,dinero,La gran familia española,PRODUCCIÓN
Me sorprende leer en el diario 'El País' un artículo donde José Antonio Félez, productor de la película 'La gran familia española', de Daniel Sánchez Arévalo, explica cómo se financia una película española. Los tres pilares para producir cine español son los siguientes: - Subvenciones: Se puede aspirar a conseguir 1,5...