El próximo viernes 19 de agosto se estrena en Barcelona la producción canaria “Quemando suerte”. Es una demostración de que en España se puede hacer cine original y de calidad con total independencia y escasísimos medios. Estamos ante un thriller con muchos elementos de cine negro, por momentos en estado puro, que consigue generar tensión, implicar al espectador en la trama. Todo eso con poco presupuesto, algo que por momentos se nota y le impide ser una propuesta redonda.

Hay en la película varios elementos muy bien trabajados. Un guión coherente y creado para ser rodado con poco dinero, unas interpretaciones realistas y de gran nivel y una banda sonora excelente que merece un capítulo aparte.

Producida por la Factoría Integral del Audiovisual (Encarna Mateos), “Quemando suerte”, es una producción de 2009 que de forma injusta solo se ha podido estrenar hasta ahora en Las Palmas de Gran Canaria.

El director y guionista Luis F. Lodos, en su ópera prima, demuestra tener capacidad para empresas mayores, salvando las distancias, su trabajo recuerda a las primeras películas de Robert Rodríguez o Quentin Tarantino. Muy buenas ideas, claras intenciones y un estilo visual propio, donde unas animaciones acaban dando lustre y empaque a la historia.

Lisandro Rodríguez que me sorprendió con su score de “Jacques Léonard, el payo Chac”, debutó en las bandas sonoras con este trabajo. Un debut con nota alta, consigue generar tensión en algunas escenas con fuerte presencia de las cuerdas, aunque el piano sigue siendo el instrumento principal. Por momentos se acerca al jazz latino, a lo más íntimo e incluso a lo épico, y consigue en el tema que da título al film y que se escucha en los títulos de crédito una perfecta síntesis, es una canción excelente, donde la voz de Fasur Rodríguez adquiere personalidad propia. En algunas escenas en las que hay pocos diálogos la música de Lisandro se convierte en protagonista y hace subir el nivel de las imágenes. Lisandro ha creado más de una hora de música, demostrando gran versatilidad en la composición.

Todo el reparto está muy bien, aunque destacan José Luis Martel y Yazmina Ramírez. Yazmina interpreta el personaje más misterioso y sorprende por su naturalidad.

“Quemando suerte” maneja bien los tiempos, por momentos con imágenes en paralelo. Los flashbacks están muy bien tratados y la presentación de los personajes sorprende. En el arranque se le notan algo las costuras, la falta de presupuesto en una historia como esta, pero a partir del minuto 20 ya es una bomba de relojería en la que el espectador se ve sumergido por la trama.

La película nos presenta a Marc, un informático con una grave enfermedad que puede acabar siendo mortal. Cuando está más desesperado su vida sufre un giro total, por la presencia accidental de una maleta llena de cocaína. Una misteriosa mujer hará que todo cambie. Ajeno al mundo de la droga, Marc entrará en un ambiente nuevo para él y luchará por sobrevivir.

“Quemando suerte” es un título con varias posibles lecturas, la película también. La recomiendo. Propuestas como esta deberían ser rentables, si esto es posible, el cine español abrirá una nueva vía.

                                   José López Pérez

adminCríticasEstrenosCINE NEGRO,JOSÉ LUIS MARTEL,LISANDRO RODRÍGUEZ,LUIS F. LODOS,QUEMANDO SUERTE,YAZMINA RAMÍREZ
El próximo viernes 19 de agosto se estrena en Barcelona la producción canaria “Quemando suerte”. Es una demostración de que en España se puede hacer cine original y de calidad con total independencia y escasísimos medios. Estamos ante un thriller con muchos elementos de cine negro, por momentos en...