Pablo Berger lo ha logrado, ha hecho que el espectador quede hipnotizado ante esta propuesta (o pequeña locura) que reúne a un reparto inmejorable. El inicio de “Abracadabra” amenaza con contarnos la historia que ya se ha proyectado varias veces en el cine, lo cual no deja de crear cierta desconfianza en el espectador. Unos gags muy previsibles y unos estereotipos muy marcados, y por qué no, muy vistos. Sin embargo, Pablo Berger es consciente de ello y sabe perfectamente por dónde quiere y debe llevarnos para lograr una historia original y eficaz. 

En efecto, “Abracadabra” puede parecer hasta cierto momento una comedia al uso con toques de “La maldición del escorpión de Jade” de Woody Allen y crear una falsa apariencia. Pero no se confundan. No estamos ante la típica película de mago que hipnotiza a un hombre el cual obedece a aquél a través de unas palabras concretas. No desvelaremos el camino que propone recorrer el director pero sí diremos que supone algo nuevo y sobre todo arriesgado y que su final es del todo satisfactorio y muy coherente con el tono de toda la película. Berger no vende humo y es fiel a todo lo que propone. Atentos a todos los detalles con los que juega Berger a la hora de construir personajes y sobre todo la ambientación de los diferentes escenarios. Y qué decir del momento Pulp Fiction al ritmo de la canción Abracadabra… ¡una auténtica delicia!

Uno de los grandes logros de “Abracadabra” es precisamente su excelente reparto. Imaginarse a otro que no sea Antonio de la Torre en el papel de Carlos es imposible una vez que uno se adentra en la historia. De la Torre nos vuelve a dar una clase magistral de actuación, demostrándonos que estamos ante un genio de la interpretación. Tampoco nos sorprende, ya que no recordamos ningún proyecto en el que no nos haya maravillado su trabajo. Maribel Verdú realiza uno de los mejores papeles de su carrera desprendiendo naturalidad, frescura y simplemente enamorando a la cámara en cada uno de sus planos. José Mota se mete en un personaje tierno e interesante regalándonos su mejor actuación hasta el momento y demostrándonos que no sólo es un genio como showman sino que también es un muy buen actor.

“Abracadabra” podrá gustar o no, pero nadie podrá tacharla de convencional ni tampoco podrá acusar a Pablo Berger de cobarde, sino todo lo contrario. Arriesga y supone un soplo de aire fresco en el panorama cinematográfico, y además divierte, hipnotiza, da en el clavo con los personajes y hasta hiela la sangre en ciertos momentos… y funciona. ¿Qué más le podemos pedir? Solamente que tenga su éxito merecido, que nadie se la pierda y que existan más directores como Pablo Berger.

Nota El Blog de Cine Español: 8

Gabriela Rubio

RedaccionCríticasAbracadabra,ANTONIO DE LA TORRE,Críticas,José Mota,Maribel Verdú,PABLO BERGER
Pablo Berger lo ha logrado, ha hecho que el espectador quede hipnotizado ante esta propuesta (o pequeña locura) que reúne a un reparto inmejorable. El inicio de “Abracadabra” amenaza con contarnos la historia que ya se ha proyectado varias veces en el cine, lo cual no deja de crear...