Los del túnel” es una película con ideas sugerentes y a ratos divertida, pero de la que se podía haber sacado mucho más. La dirige Pepón Montero, que se lanza así a su primer largometraje tras haber dirigido las series de televisión “Plaza de España” (2011) y “Plutón B.R.B. Nero” (2008). El guion lo firman el propio director y Juan Maidagán (que trabajó anteriormente en la serie de televisión “Camera Café”). En cuanto a los personajes, pese a tratarse de una película protagonizada por un gran grupo de personas, hay que decir que es Toni, interpretado por Arturo Valls quien ostenta el mayor protagonismo, ya que la historia se narra desde su propio punto de vista. El resto del reparto lo componen Raúl Cimas, Natalia de Molina, Manolo Solo, Teresa Gimpera, Jesús Guzmán, Enrique Martínez, Nuria Mencía, NeusAsensi, Manel Barceló, Violeta Rodríguez, Carmela Lloret, Alex Batllorí, Marta Fernández Muro, María Jesús Hoyos, Pol López, Abraham Fuya y Carles Arquimbau.

El planteamiento inicial es sencillo, un grupo de personas han quedado atrapadas en el derrumbe de un túnel, allí pasan nada menos que quince días encerrados y tratando de escapar. Mientras tanto, los equipos de emergencia hacen todo lo posible por rescatarlos hasta que finalmente lo consiguen. Tras esta trágica experiencia de supervivencia, el grupo se une cada vez más y comienzan a compartir cenas en las que recordar lo vivido y apoyarse mutuamente.

Este grupo, formado por un matrimonio mayor y su hija, un policía y su novia, un matrimonio adinerado, su hija y el que termina siendo el novio de ésta, un repartidor ecuatoriano, una pareja homosexual y un comercial de ventas; es consciente de haber estado cara a cara con la muerte, y esto comienza a producir un cambio radical en sus vidas. Volver a nacer es la gran oportunidad para convertirse en aquellas personas que siempre han querido ser, y a ello se ponen, parece ser que con éxito en un primer momento.

Hasta aquí la historia parece original pero resulta un tanto insulsa, aunque con algunos golpes cómicos efectivos de la mano del personaje de Arturo Valls (que en nada se distancia del papel cómico al que nos tiene acostumbrados en la vida real). Se trata de una serie de acontecimientos por momentos demasiado edulcorados y que se tornan cada vez más absurdos, lo que no debe suponer, de entrada, demérito alguno y mucho menos en el caso de una comedia. Una película como esta, sin embargo, hubiera necesitado la fuerza de unos actores que convencieran al espectador ciegamente de que todo aquello podría estar ocurriendo, pero, sus personajes, estereotipados en exceso, resultan ingenuos y poco creíbles, algunos de ellos casi ridículos en más de una escena.

La película gana algunos puntos, no obstante, según avanza el metraje, ya que el vuelco que da la historia tras la caída del personaje protagonista acaba por convertir la narración en algo más humano y sincero. El túnel termina convirtiéndose en la metáfora de esos agujeros negros que en no pocas ocasiones construimos en nuestras cabezas dando mucha importancia tal vez a cosas que no las tienen e impidiendo disfrutar de otras muchas más sencillas y gratificantes. Si conseguimos quedarnos con esta reflexión final al salir de la sala sin duda lo haremos con un sutil buen sabor de boca que nos hará olvidar ligeramente la superficialidad de gran parte del filme.

Nota El Blog de Cine Español: 6

Débora Madrid

RedaccionCríticasArturo Valls,Críticas,Los del túnel,Natalia de Molina
“Los del túnel” es una película con ideas sugerentes y a ratos divertida, pero de la que se podía haber sacado mucho más. La dirige Pepón Montero, que se lanza así a su primer largometraje tras haber dirigido las series de televisión “Plaza de España” (2011) y “Plutón B.R.B....