“Dolor y gloria”, de Pedro Almodóvar, es la película más veterana de todo el Top 20 de la cartelera española, y en su octava semana en cines añade 37.000 €, cae un 45 %, a un acumulado de 5.361.000 euros y 876.000 espectadores. Con la publicidad extra del Festival de Cannes, donde esta producción de El Deseo participa en su sección oficial, no debería perder mucho público esta semana por lo que es de esperar que termine su vida comercial sobre los 5,5 millones. Por ahora, es la gran favorita para los próximos Premios Goya y, si se lleva el premio Gordo, podría sumar lo necesario para, finalmente, superar la barrera de los 6 millones de euros en salas comerciales.

¿De qué va esta película protagonizada por Antonio Banderas y Asier Etxeandía?

Nos contará una serie de reencuentros de Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso. Algunos de ellos físicos, otros recordados: su infancia en los años 60, cuando emigró con sus padres a Paterna, un pueblo de Valencia en busca de prosperidad, el primer deseo, su primer amor adulto ya en el Madrid de los 80, el dolor de la ruptura de este amor cuando todavía estaba vivo y palpitante, la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable, el temprano descubrimiento del cine y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando. “Dolor y Gloria” habla de la creación, de la dificultad de separarla de la propia vida y de las pasiones que le dan sentido y esperanza. En la recuperación de su pasado, Salvador encuentra la necesidad urgente de narrarlo, y en esa necesidad, encuentra también su salvación.