TRAS OCHO AÑOS DE AUSENCIA, UNA PELÍCULA “ESPAÑOLA” COMPETIRÁ EN LA SECCIÓN OFICIAL DE VENECIA

Tal como apostamos hace unas semanas, la coproducción española The Sisters Brothers, dirigida por el premiado director francés Jacques Audiard, competirá por el León de Oro en la 75 edición de la Mostra de Venecia, según ha anunciado el periodista cinematográfico Cédric Succivalli en su cuenta de twitter.

Por tanto, se puede decir que una película “española” concurrirá en la Sección Oficial de Venecia ocho años después de Balada triste de trompeta (Álex de la Iglesia). Sin embargo, se trata de una coproducción en la que Francia es principal inversora y ni director ni actores son españoles. La película se rodó en nuestro país (Aragón, Navarra y Almería) y sí cuenta con parte de equipo técnico español.

Esta participación no hace más que maquillar las estadísticas, pero sigue sorprendiendo la nula presencia de nuestros autores en el longevo festival italiano durante las últimas dos décadas, tal como analizamos en este artículo, algo que podría estar relacionado con su cercanía con el festival de San Sebastián y el hecho de que nuestro cine esté cada vez más apartado de la escena internacional, con honrosas excepciones (Pedro Almodóvar).

Por cierto, os dejamos con la lista de directores a Venecia 2018 que se ha filtrado (gracias a nuestro usuario teaser por recopilarla):

1. Alverson
2. Assayas
3. Audiard
4. Chazelle
5. Coens
6. Corbet
7. Cuarón
8. Guadagnino
9. Kent
10. Lanthimos
11. Leigh
12. Martone
13. Minervini
14. Nemes
15. Oelhoffen
16. Reygadas
17. Schnabel
18. Greenaway?
19. ?
20. Winterbottom?
21 should be the max

Queda por saber si, tal como especulamos días atrás, La sombra de la ley (Dani de la Torre) y Animales sin collar (Jota Linares) vivirán su premier en alguna sección paralela del festival, considerado uno de los “big 3” junto a Cannes y Berlín. El que parece descartadísimo es Medem.

The Sisters Brothers es un western protagonizado por Joaquin Phoenix, Jake Gyllenhaal, Riz Ahmed y John C. Reilly. Con adaptación del propio Audiard, se basa en la novela de Patrick DeWitt que gira en torno al llamativo buscador de oro Hermann Kermit Warm, perseguido a través de 1000 millas del desierto de Oregón en 1850 por los conocidos asesinos Eli y Charlie Sisters. Eli está teniendo una crisis personal y comienza a dudar de la longevidad de su carrera elegida. Y Hermann podría tener una mejor oferta…

Al contrario que en otros países, en España aún no se ha anunciado fecha de lanzamiento.

 

38 thoughts on “TRAS OCHO AÑOS DE AUSENCIA, UNA PELÍCULA “ESPAÑOLA” COMPETIRÁ EN LA SECCIÓN OFICIAL DE VENECIA”

  1. Injusticias, pelis malas, obras maestras, ausencias flagrantes, todo eso ya ha ocurrido en Cannes…. ya me lo sé.
    Pero el tiempo que lleva cualquier director español, sin contar Almodóvar, sin pasar por su Sección Oficial a Concurso, ni por la misma Venecia, me parece algo excesivo, lamentablemente histórico. Es el mayor problema de nuestro cine, su gigantesco talón de Aquiles.

  2. Martin amis, si Amenábar apunta a Cannes que lo vaya olvidando, porque la cuota española en La Croisete (a competición) será solo ‘Dolor y gloria’ de Almodóvar. Si Alejandro quiere competir en otro festival que opte por Berlín o Venecia, en Cannes para el próximo año, que no se esfuerce.

  3. Qué pensáis de Zambrano? Podría ir el año que viene con Intemperie? Ni que sea a alguna sección… A ver si la nueva directora del ICAA hace algo con la proyección festivalera porque creo que mimbres hay pero no terminan de salir…

  4. No veo a Amenabar ni remotamente en Cannes. Tampoco a Zambrano. Sí lo nuevo de Serra y Laxe si como dice Martin es más accesible, lo que pasa es que ninguna parece que lo vaya a ser…
    En cuanto a Rosales, a falta de ver Petra, creo que el problema es que sus tres anteriores no estaban al nivel necesario.

  5. Corleone, decía lo de Denis en el sentido de que lo de Rosales no es nada excepcional, y hay muchos directores con más pedigrí, franceses incluidos, de los que te puedes hacer la misma pregunta. De hecho para mí el cine de Rosales siempre se queda un poco corto, como si el concepto constriñese el contenido. Y esa propia conceptualidad hace que no me parezca tan fácilmente seleccionable para la sección oficial.

    Zambrano me parece un director de andar por casa, pero ni siquiera demasiado apto para competir en Donosti. Los de “Handia” parece que hacen un cine aseado, pero no creo que sea demasiado exportable a otros festivales. Bayona y Amenábar están, en el mejor de los casos, para la típica selección fuera de competición.

  6. Claire Denis sí estuvo una vez en Sección oficial en Cannes, fue con su Opera prima Chocolat, pero coincido que sabe a muy poco.

    Amenábar en Cannes no, pero en Venecia sí lo veo compitiendo. Ya se metió en Sección oficial con Los Otros y, aunque dicho ahora parezca troleo, estuvo muy cerca de ganar con Mar Adentro (premio especial del jurado y copa Volpi), solo ha dirigido 2 películas desde entonces,y una de ellas se estreno en Cannes fuera de concurso. Con esto quiero decir que aunque su última película fuera horrible, creo que aún no tiene el cartel de tóxico o de antigua promesa que está de vuelta, tipo Médem, por parte de los festivales.

    Si ha hecho una buena pelīcula podría volver, la estrenaran a final de año para los goyas, así que por fecha le viene bien. Lo que me hace dudar es el reparto, es una pena que sea tan desconocido incluso para los parámetros del cine en español, eso en la nueva dirección de la mostra podría perjudicar.

  7. Es verdad Miguel, no había reparado en “Chocolat” (qué buena es, por cierto). Sí que sabe a poco, más siendo su ópera prima hace ya 30 años, pero algo es algo.

  8. Política cinematográfica ridícula de gobiernos sucesivos (todo queda en si las subvenciones suben o bajan), política sectorial de nuestra industria y sus instituciones inexistente o invisible, películas grandes con ambiciones y vocación de trascender su éxito en la taquilla local que brillan por su ausencia, autores de prestigio envejecidos (hablar de Saura a estas alturas me parece significativo de cómo estamos),… Todo se ha desglosado aquí.

    Con esto pasa como con la concentración en el último trimestre de todos los estrenos; o con la idea aquilatada por la competencia de que nada grande puede rodarse si no es en inglés o no habrá recorrido internacional ni inversores (¿por qué no los hay?); con usar San Sebastián para lo que debería ser cosa de Málaga. Y así, suma y sigue.

    Creo que existe un factor curioso (por no decir deprimente) que se baraja poco, pero también influye. Aquí nos hemos instalado hace ya mucho tiempo en un localismo fragmentado que hace aún más difícil considerar directores y películas una cuestión de Estado (lo miren así el gobierno, los medios de comunicación, los ciudadanos que ponen y quitan gobiernos y consumen medios de comunicación).

    He visto cosas que vosotros sí creeríais, porque seguro que todos habéis convivido con alguna historia de esta especie a poco que hagáis memoria. Sale un disco extremeño y se diría que su recorrido sólo debe interesar a -y cubrirse para- Extremadura. Se hace una colección de libros en Castilla León y para conseguir el apoyo financiero de un banco local todos los autores deben haber nacido allí. Por no meternos en las Comunidades de siempre, que juegan a lo mismo, aunque después le den la mayor visibilidad internacional que puedan a lo suyo. Por separado, diferentes Juntas y Gobiernos regionales se afanan en poner chiringuo en Cannes, Berlín o lo que sea, por pequeño y anecdótico que sea. No sé qué volumen de negocio obtienen, aunque al olor del jamón pasarán por allí muchos avispados y en los datos anuales quedará cojonudo.

    En fin, que del centralismo insoportable anterior se ha pasado a una descentralización cada vez mayor, saludable en muchas cosas pero suicida para según qué. Que no se ruede todo en Madrid y Barcelona me parece un gran avance. Pero que el Cine Español no se trate como un mismo bloque de presión para luchar por el prestigio internacional que buena parte de él se merece, me parece un error mayúsculo.

    Potenciar el cine extremeño, andaluz, valenciano, catalán, vasco, gallego,… con su condición de tales por delante, se considera más cool. Aunque no dé apenas fruto. Lo de “cine español”, como paraguas que les sirva a todos, se asocia a involución. Cada cual quiere hacerse fuerte en su parcela, sin darse cuenta de que eso es precisamente: una parcela.
    En mi opinión, amigos comentaristas, éste es otro factor de nuestra irrelevancia en lo que a Festivales A se refiere.

1 2

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.