Se aproxima el estreno, tan esperado, de Loving Pablo, un filme dirigido por Fernando León de Aranoa y protagonizado por Javier Bardem y Penélope Cruz, que interpretan al narcotraficante Pablo Escobar y su amante, la periodista Virginia Vallejo. El cometido de la película es, precisamente, narrar la historia de amor real entre ambos personajes, aunque en el resultado final cobra casi mayor protagonismo la descripción de los entresijos de los negocios turbios de Escobar.

De las interpretaciones de Javier Bardem y Penélope Cruz, que tras sendas nominaciones en los premios Goya de este año han generado una gran expectación, podemos decir que, ciertamente, son eficaces y denotan el enorme trabajo de interpretación que conllevan ambos papeles. Máxime teniendo en cuenta que la historia se ambienta en Colombia y el rodaje se llevó a cabo en inglés. Así, el doble esfuerzo de los actores consistió en conseguir un inglés con acento colombiano que, aunque chirría en un primer momento, se percibe bien logrado una vez conseguimos entrar en la película. Dicho esto, cabe señalar que la decisión de rodar en inglés, claramente por motivos comerciales, resta credibilidad a un argumento rotundamente marcado por la ubicación en la que se desarrolla. Escuchar a personajes colombianos expresarse en inglés e intercalando coletillas, insultos y otras expresiones coloquiales de su país, desactiva en ocasiones la inmersión del espectador en la narración.

Por otra parte, y como hemos apuntado, se echa en falta un mayor desarrollo de la relación entre los dos personajes protagonistas, que, no obstante, demuestran su magnetismo frente a la cámara cuando tienen la ocasión. Pese a ello, el personaje de Pablo Escobar parece mejor perfilado, por lo que quizás destaca la interpretación de Javier Bardem sobre la de Penélope Cruz, que, aunque regala momentos brillantes, se muestra excesiva en otras ocasiones.

A los negocios de narcotráfico de Pablo Escobar y su cada vez más tortuosa relación con Virginia, se suma la que mantiene con su esposa, con la que llega a tener dos hijos. La importancia del núcleo familiar parece poco relevante para Escobar en un primer momento, sin embargo, irá tomando importancia y su situación será crucial para la resolución del guion, en una tensa secuencia que, finalmente, consigue dejar un buen sabor de boca.

Además de la secuencia final, el resto de grandes momentos de la película no están representados, sin embargo, por las escenas más representativas de la pareja de Bardem y Cruz. Destacan, por el contrario, las secuencias de acción, las persecuciones, los asesinatos y los intercambios de alijos de droga; que sobresalen especialmente gracias la sugerente construcción del montaje y de la banda sonora.Igualmente notables son el diseño de producción, el maquillaje y vestuario y las acertadas localizaciones.

En definitiva, Loving Pablo no es una película perfecta en lo que respecta al guion, pero al menos consigue desarrollar una historia entretenida, intrigante y narrada a buen ritmo; además de perfilar, con matices, el personaje de Escobar, de modo que causa magnetismo a la vez que repulsión, quizás lo que parece que generaba en algunas personas de su entorno.

Nota El Blog de Cine Español: 7

Débora Madrid

RedaccionCríticasCríticas,Javier Bardem,Loving Pablo,Penélope Cruz
Se aproxima el estreno, tan esperado, de Loving Pablo, un filme dirigido por Fernando León de Aranoa y protagonizado por Javier Bardem y Penélope Cruz, que interpretan al narcotraficante Pablo Escobar y su amante, la periodista Virginia Vallejo. El cometido de la película es, precisamente, narrar la historia de...