Pierre Morel es uno de los directores franceses que, por suerte, ha conseguido prodigarse al otro lado del charco…y no es para menos. Su segunda película, Venganza (producida por Luc Besson y protagonizada por Liam Neeson) se convirtió en uno de los mayores éxito sorpresa de la temporada que convirtió a Liam Neeson en el nuevo héroe de acción. Y así es como se ha caracterizado la carrera de este director, por un manejo de la acción de lo más contundente y mas variado: desde la espectacularidad de su primera película, Distrito 13 (que incluía escenas de acción impresionantes y en la que puso de moda el tema del parkour), pasando por la contundencia de Venganza (cuyas secuelas nunca tuvieron la eficacia, violencia y sequedad de la original) y el histrionismo de Desde París con amor (una película bastante disfrutable por su vertiginoso ritmo y por su total falta de pretensiones), lo cierto es que bastante se esperaba de su último proyecto, protagonizado por Sean Penn y Javier Bardem. Y contando con un más que interesante reparto, y un director que maneja de forma estupenda la acción, me es incomprensible el hecho de haya salido un producto tan desganado como este. Una película de acción sosa como ella sola.

Jim Terrier (Sean Penn) es un antiguo agente de las fuerzas especiales estadounidenses que ha sido traicionado por la organización para la que antes trabajaba y tendrá que dejar atrás su vida al verse envuelto en un interminable juego del gato y el ratón que le llevará a África y Europa

La primera sorpresa que me he llevado viendo la película ha sido precisamente, la dirección de Pierre Morel ¿dónde se ha metido ese director que imprimía energía a sus películas? Caza al asesino es, desde luego, la peor película de este cineasta con bastante diferencia por el simple hecho de que apenas entretiene…y ya ni os digo si interesa. Cuatro veces miré el reloj durante su proyección y lejos de ser una película mediocre, pues no lo es, el film, supuestamente de acción, posee una desidia en todo metraje que no se desprende de ella en ningún momento. Todo lo que nos cuenta resulta predecible y tópico, y no sería un problema si al menos se hubiera puesto algo de personalidad en su puesta en escena (como sí lo hizo con Venganza o Desde París con amor, dos películas con guiones bastante insuficientes que funcionaban por su narración y ritmo), pero es que desemboca en un relato contado de la manera mas funcional y rutinaria sin un ápice de energía y con una narrativa que avanza a un paso lento. Por eso me sorprende que este director realice un trabajo tan parco en ideas y sobre todo, tan apagado, cuando en su filmografía ha sido todo lo contrario.

Es cierto que posee algún momento algo más inspirado que, al menos, consigue que lo que veamos en la pantalla sea interesante…dos secuencias de acción que, eso sí, son lo mas soso rodado por este hombre: el ataque y tiroteo a la mansión de uno de los compañeros de Jim y el clímax final en una plaza de toros, donde, y aquí sí, la personalidad de Morel se ve reflejada en pantalla en esta única secuencia. Pero, ¿qué ocurre? Que no encaja con el tono que quiere imprimir la cinta…se toma tan en serio lo que está contando, que el clímax final, o alguna que otra escena con alguna salida de tono propia del director, no funciona por las pretensiones de la misma. Pretende tomarse tan serio que termina aburriendo hasta el mismísimo apuntador, pues si dijeras que hay una historia muy interesante que contar, con un gran guión, pues otro gallo cantaría…pero es que es el mismo thriller de siempre, contado infinidad de veces, sin ningún atisbo de pasión. La trama te la sabes de principio a fin sin ni una sola sorpresa, y con una historia de amor que es pesada como una losa, rellenando metraje de forma excesiva, haciendo que el espectador desconecte o se desinterese de lo que ve. Y que eso ocurra en una película de acción, es que algo no funciona bien…

Y eso que cuenta con un reparto interesante, pero es que ni con esas: Sean Penn intenta ser un nuevo héroe de acción, y resulta bastante correcto (aunque sin saber muy bien que hace aquí, especialmente en las escenas amorosas), aunque, seamos sinceros, ese lucimiento corporal del actor, impacta por la grima que da (cada que vez que aparece sin camiseta para mostrar su gran torso, mas que encandilar a las féminas conseguirá todo lo contrario de lo exageradamente musculado que está) ; Jasmine Trinca hace lo que puede al ser el apunte amoroso de la historia, y esta correcta, aunque su parte interesa nada o menos; Javier Bardem empieza con un personaje que, parece interesante, y desemboca en un histrionismo ridículo (sus últimas escenas son sonrojantes, de verdad); Ray Winstone es, sin duda, el mejor del reparto y el roba escenas de la película (su primera aparición…el mejor momento del film cuando no hay acción); Mark Rylance hace lo que puede ante un personaje de lo mas tópico, y aunque lo defienda bastante bien, no termina de despegar nunca; e Idris Elba…pues pasaba por ahí porque solo aparece en un par de escenas y de lo mas breves.

Técnicamente cumple con lo mínimo, pero sin aportar prácticamente ningún tipo de interés a lo que estamos viendo. Caza al asesino es una película de acción, sosa, desganada y bastante aburrida, que apenas ofrece secuencias de acción (se cuentan con los dedos de una mano…y resultan bastante breves), y cuya historia, que se supone que es lo que más les interesa a sus creadores…apenas tiene interés, debido a lo predecible y rutinario que resulta todo. Desde luego, no es un film mediocre, pues es correcta, pero con semejante plantel uno esperaba encontrarse algo medianamente entretenido y digno, y lo que ha salido de aquí es un producto que lo único que consigue es que te preguntes por qué sus responsables han dicho que sí a semejante proyecto y sobre todo…con tan pocas ganas. Una sensación que no esperaba encontrarme de un director tan enérgico y activo como Pierre Morel…una pena.

Nota El Blog de Cine Español: 4.

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasCaza al asesino,crítica,Javier Bardem,Sean Penn
Pierre Morel es uno de los directores franceses que, por suerte, ha conseguido prodigarse al otro lado del charco…y no es para menos. Su segunda película, Venganza (producida por Luc Besson y protagonizada por Liam Neeson) se convirtió en uno de los mayores éxito sorpresa de la temporada que...