Hace aproximadamente un mes se estrenó en nuestras pantallas una película francesa que guarda una premisa similar a la película que comentaré ahora, Loreak, la cinta gala se llamaba Antes del frío invierno, y en ella un matrimonio, en tiempo de crisis marital, recibe de forma casi diaria un ramo de flores de alguien anónimo, lo que contribuye a desequilibrar mas aun el estado emocional de los personajes. Lo cierto es que aquel film, aunque poseía una premisa interesante, finalmente se quedaba en un drama bastante rutinario que si destacaba por algo, era por la fuerza de sus actores, pues la historia finalmente, seguía por un camino donde la frialdad era su principal problema. Bien, ahora nos llega a nuestras pantallas Loreak, un drama nacional (rodado en euskera) que cuenta con una premisa inicial muy similar a la película anteriormente citada, aunque con resultados artísticos completamente distintos, pues he aquí, que no esperaba encontrarme ante uno de los mejores productos nacionales del año….sin exagerar ni un ápice.

La sinopsis oficial dice así: la vida de Ane (Nagore Aranburu) da un giro cuando, semana tras semana, comienza a recibir un ramo de flores en su casa. Siempre a la misma hora y siempre de manera anónima. La vida de Lourdes (Itziar Itunño) y Tere (Itziar Aizpuru) también se ve afectada por unas misteriosas flores. Un desconocido deposita semanalmente un ramo en memoria de alguien que fue importante en sus vidas. Esta es la historia de tres mujeres, tres vidas alteradas por la mera presencia de unos ramos de flores. Flores que harán brotar en ellas sentimientos que parecían olvidados… Pero al fin y al cabo, no son más que flores.

Desde los primeros compases del film, el espectador se percata no solo de la elegancia con la que sus directores nos quieren contar esta historia (desde luego, el film técnicamente es intachable), sino de que posee un tacto respecto a lo que cuenta realmente magnífico. La presentación de todos los personajes del film quedan tan bien definidas, que en seguida conectamos con ellos, gracias a un guión maravilloso que sabe retratarlos con la mayor honestidad y humanidad posibles. No hay quien no se crea los personajes que pueblan el film, pues todos están matizados con un mimo increíble: las protagonistas son personas que viven, a su manera, en una cárcel emocional de la que les cuesta salir, y a es a través de algo tan sencillo como unas flores, que no empieza a florecer y a despertar esa liberación que ellas mismas necesitan. Incluso, esas flores, que repercuten, en un comienzo, de forma distinta a cada una de ellas, consigue que, finalmente, acaben emocionalmente en el mismo sitio de forma impecable. Impecable por que no hay nada que se note forzado, y todas las acciones que realizan sus personajes están resueltas con convicción gracias a un guión consecuente con lo que está contando y a un trabajo interpretativo de primer nivel.

Porque, digámoslo ya, el trío de actrices con el que cuenta Loreak es de órdago. Creo que este año veremos en la gala de los premios Goya a estas maravillosas actrices, que realizan unas interpretaciones que consiguen conmover al espectador y hacer creíbles al cien por cien a sus personajes: Nagore Aranburu conmueve al no mediar palabra, manejando su personaje desde el silencio, la mirada y su gesto candido, llevándose al espectador a su mundo interior de forma que no hay ninguna escena donde ella no esté magnífica ; Itziar Itunño tiene, sin duda, el personaje mas difícil y complejo, pues es el que muestra un arco emocional mas amplio y desde luego, la actriz consigue fácilmente crear un personaje que, el espectador, entiende a la perfección, con escenas que ponen la piel de gallina debido a su intensidad emocional (la escena final con Tere resulta sobrecogedora); y Itziar Aizpurru debe lidiar con un personaje que puede crear cierta distancia (deliberadamente, por supuesto), pero que resuelve con un buen hacer, y una determinación dignas de todo elogio, mostrando una versatilidad espectacular en algunas escenas (su última escena…increíble). Tampoco me quiero olvidar de secundarios como el que interpreta al marido de Lourdes, o a la hija de Tere, pues acompañan de forma magnífica al trío protagonista. Lo dicho, el trabajo interpretativo que se ofrece en Loreak es una exquisitez, y espero que sean galardonados con premios importantes.

Y no solo se queda ahí….el apartado técnico es impoluto: el trabajo de fotografía de Javier Agirre es preciso y justificado como el solo, pero además controlando todos y cada uno de los encuadres o planos del film…todos están ahí por alguna razón, y si a ellos añadimos, que algunos de ellos son de una belleza aplastante, podemos decir que su trabajo es exquisito (atención al plano del accidente de coche con la oveja o Ane y su marido comiendo) ; la música de Pascal Gaigne es de una elegancia increíble, pues no martillea escenas, las acompaña con una sutilidad y contención maravillosa que si explota por algún lado, lo hace en el momento preciso y justo (ese montaje de Ane recibiendo las flores) ; y un montaje esplendido, que impide el desinterés del espectador…no hubo momento donde bajara la guardia, pues es tal lo involucrado de sus creadores hacia sus personajes que no decae lo mas mínimo el relato, manejando un ritmo preciso y constante.

Así pues, el control absoluto de todos sus medios, hacen ver que tanto José María Goenaga como Jon Garaño han dirigido su película con una precisión maestra. Y lo mejor de todo, es que en ningún momento su cinta resulta distante o fría, sino todo lo contrario…el espectador vive y siente la película como algo cercano, no muy lejos de nosotros como personas. Personajes que podrías ser tu, un familiar, un vecino, un amigo…Loreak nos habla de la vida, de las emociones reprimidas que, en algún que otro momento, deben ser liberadas para alcanzar una paz que, todos y cada uno de nosotros necesitamos. Esta película lo muestra con la mayor elegancia y humildad posible…y muy pocos, pueden presumir de ello.

Una de las mejores películas nacionales del año. No os la perdáis.

Nota El Blog de Cine Español: 8.

Manu Monteagudo

RedaccionCríticascine español,Críticas,Jon Garaño,Loreak
Hace aproximadamente un mes se estrenó en nuestras pantallas una película francesa que guarda una premisa similar a la película que comentaré ahora, Loreak, la cinta gala se llamaba Antes del frío invierno, y en ella un matrimonio, en tiempo de crisis marital, recibe de forma casi diaria un...