Pep Armengol, director de casting

Uno de los directores de casting con una carrera dilatada y mayor prestigio en Barcelona es, sin duda, Pep Armengol (Barcelona, 1956), con el conversaremos de una forma didáctica sobre la dirección de casting.

J.L.P ¿Qué es un director de casting en cine?
Pep Armengol: El director de casting en primera instancia es el responsable del paisaje humano de una película, contratado por la producción. Digamos que está buscando las mejores opciones en cuanto a actores y actrices para contar una historia. Siempre pensando desde el bolsillo del productor y mirando con los ojos del director. Cada proyecto pide un sistema de trabajo distinto. Buscamos siempre que todo tenga un cierto equilibrio.

J.L.P Entonces tu trabajo básicamente es adjudicar al mejor actor o actriz cada personaje de un guión
P.A Llevo más de veinte años como director de casting y está claro que me pagan para conocer y proponer las mejores opciónes posible. Los productores y directores, buscan alguien en quien depositar su confianza. Hay veces en las que el proceso se invierte y tengo que convencer a una actriz o a un actor de que entre en un proyecto, dar fe que la productora es seria, el director y el proyecto valen la pena, una vez más dependes de la confianza que en este caso los actores o sus agentes depositen en nosotros A veces también somos como un abogado defensor, necesitamos llevar pruebas (audiciones, fotos videoboocks) para convencer al director, cuál es la mejor opción para el personaje, en este caso realizamos el mismo viaje con el actor compartimos el éxito o el fracaso.

J.L.P ¿Cómo se forma un director de casting?, ¿qué hay que estudiar?
P.A Hay diferentes procedencias, pero no hay una titulación o una formación específica. Yo llegué desde el teatro, era actor, en concreto del grupo “Els Joglars” y me llegó por casualidad, estábamos preparando con Francesc Bellmunt una película sobre los Juegos Olímpicos de Barcelona “El juego de los anillos”. La idea de que yo fuera director de casting se le ocurrió a él, en aquella época en España no había tradición. Después tuve la suerte de vivir el crecimiento de la industria audiovisual en TV3. Para mí fue una escuela maravillosa, ya que la apuesta de esta cadena por la ficción, representó un gran aprendizaje, y todavía sigo muy ligado a TV3. Gracias a esta escuela llevo ya 75 películas y unos 90 proyectos de TV.

J.L.P Muy interesante, tu caso personal, pero me gustaría volver a mi pregunta, ahora ¿cómo se forman los directores de casting?
P.A Todos somos autodidactas pero hay que tener unos mínimos conocimientos, hay que tener dotes de dirección de actores, además de conocer el cine y la televisión, para mí es imprescindible una solida formación teatral y sobre todo hay que conocer a los actores. Nuestro trabajo es constante. Hacemos un seguimiento permanente de la vida de los actores. Somos buscadores constantes de actores y de talento. A algunos, por ejemplo, los he descubierto en una escuela en una obra de fin de curso, y luego los ves pisando alguna alfombra roja, aunque no estoy de acuerdo en otorgar un galardón importante a un niño, es un insulto a los profesionales que llevan mucho tiempo luchando para ser reconocidos en su oficio. Hace unos años llegué a escribir un libro “Casting: del actor al personaje” conjuntamente con Damiá Barbany, y visto con la experiencia adquirida en los años y mi perspectiva de hoy, me equivoqué hasta en el título, ya que técnicamente no lo entiendo así, hoy habría aconsejado lo contrario que postulaba en el libro. Pero sí mantengo la esencia que básicamente era que “No todo el mundo sirve para ser actor, esto es un oficio, que requiere como todos talento, técnica y entrenamiento constante”.

J.L.P ¿Has descubierto a varios niños?
P.A Sí, aunque muchos de ellos ya no son niños, a Ivana Baquero, la niña de “El laberinto del Fauno”, que antes ya había hecho cuatro películas con nosotros, desde el primer momento le vimos una mirada, una luz, algo especial, un talento extraordinario. Hizo “Romasanta”, “Rotweiller”, “María y Assou” y “Cuento de navidad”, antes de “El laberinto del Fauno”. Ahora cuando se estrene “Pa negre” (Pan negro), la última de Agustí Villaronga, verás que los niños que aparecen son extraordinarios, son maravillosos. Para que un niño de estos, de bien en cámara, hay mucho trabajo, se ensaya y se rueda mucho hasta dar con lo que se busca en el guión, es una tarea complicada, pero tienen que ser niños con una cierta habilidad si se tarda todo un día para conseguir una reacción es porque no ha habido un buen trabajo de casting. Ser actor requiere de talento, pero también de técnica y esto lo decía el maestro Fernando Fernán Gómez en una discusión una vez que le dijeron que ser actor era vocacional y una persona le llegó a decir que vendía enciclopedias y que él también actuaba, entonces le respondió que la gran diferencia es “(…) Que nosotros los actores avisamos”. E incluso te diría una cosa que para mí es importante, los directores de casting tenemos que tener una ética, además de honrados tenemos que parecerlo. A parte de inexperiencia como en todos los oficios hay intrusismo y hay gente que está realizando prácticas que en muchos países son ilegales, hay agentes que también son directores de casting y cobran una comisión a los actores. Con otros compañeros impulsamos la Asociación Española de Directores de Casting y la International casting directors Network que agrupa a directores de casting internacionales de prestigio, donde estamos todos de acuerdo en esta cuestión ética. Para mí, por ejemplo, un director de Casting, no puede ser actor y colocarse a sí mismo en un reparto. Hay que ser muy serio con esto y con las audiciones. Nuestras salas quedan impregnadas de la energía que nos dejan los actores con sus sueños, esperanzas, ilusiones, para mí, nunca se pude frivolizar con esto.

J.L.P Vamos a hablar ahora de tu trayectoria.
P.A Empecé como actor a los 16 años, con mi grupo amateur me presenté a una especie de pruebas para obtener el carnet de circo y variedades como rapsoda, era lo usual en aquella época, lo organizaba el sindicato vertical franquista y a los cómicos nos concedían un carnet para poder trabajar. Ahí me salió la oportunidad de trabajar con José Tamayo en Madrid. En aquel momento yo ya me había envenenado con el Teatro, viendo aquí en Barcelona en el antiguo Teatro Capsa a “Los Goliardos” o “Els Joglars”. Yo siempre he creído en los sueños, pienso que si tú quieres algo la vida te lo va a dar. Yo soñé de pequeño con ser actor, y en un momento u otro llegué a trabajar con todos los que me habían hecho soñar. Con 16 años mi primera experiencia profesional fue ir por Castilla de pueblo en pueblo con “Cómicos de la legua”, de Cristian Casares, un carro de cómicos que representábamos espectáculos medievales por Castilla la Mancha. Desde ese momento ya no paré, estuve en el Laboratorio del T.E.I. Luego tuve la suerte de vivir la eclosión del teatro en Barcelona. El Grec-76 Estuve en el Diana y con “Tossal teatre” La cia de la Villarroel y organicé las jornadas libertarias con Juanjo Puigcorbé y luego ya con “Joglars”, pero llegué a la Dirección de Casting sin ninguna frustración como actor. Me siento un privilegiado.
En el 91 el ya fallecido Pepo Sol, productor de talento irrepetible me fichó como responsable de casting de la Ceremonias Olímpicas y Paralímpicas de Barcelona 92.

J.L.P Tengo entendido que como Director de Casting siempre has trabajado en equipo.
P.A Sí, claro, eso es fundamental, me siento muy afortunado al trabajar con un equipo de mujeres maravillosas, mi ayudante Anabel, mi socia Luci Lenox con quien comparto los proyectos internacionales, y en TV3 trabajo desde hace más de diez años con Laia Espot.

J.L.P ¿De qué película estás más orgulloso?
P.A De la última “Pa negre”, de Agustí Villaronga. También de “El gran Vázquez”, de Óscar Aibar, que tampoco se ha estrenado todavía. Pronostico que ahí la gente va a ver un Santiago Segura que nunca había visto. En esta película también están Álex Angulo, Enrique Villén, Mercé Llorens, Lita Claver “La maña”, es una gozada de casting.

J.L.P ¿Has llegado a conocer a Woody Allen?
P.A Sí, nos eligió para llevar el casting de “Vicky, Cristina, Barcelona” y esto fue un regalo, nos dio un sello internacional, aunque la verdad es que ante las reacciones desproporcionadas que creó en mi ciudad, es de todos los directores internacionales con los que hemos trabajado con el que menos contacto hemos tenido. Durante la preparación del proyecto mantuvimos un agradable y estrecho contacto con sus directoras de casting, y adorables personas Patricia di Certo y Judi Taylor.

J.L.P ¿En qué películas has trabajado últimamente?
P.A En “Bruc”, donde además hemos tenido un regalito, Astrid Berges Frisbey, la protagonista femenina, acaba de ser elegida para la nueva “Piratas del Caribe”. Y en “Copito de nieve”, “Exorcismos”, “A la deriva”, “El Consul de Sodoma” y “Johan”.

J.L.P ¿Cómo ves el actual panorama del cine español?
P.A Complicado. Preocupa que TVE tenga menos medios, ya que ha prescindido de la publicidad, y las otras cadenas no sabemos si suplirán esa carencia, y el cine español depende en gran medida en la compra de derechos por parte de las televisiones. Es muy preocupante el tema de la distribución, hay muchas películas que no se pueden ver, otras duran muy poco en cartel, no dan oportunidad al boca a boca. Hay que potenciar las escuelas de Cine sin dejar de lado las productoras independientes que son muy frágiles en sus medios. Posiblemente vamos a ver desaparecer las salas de cine como tales para convertirse en salas de exhibición, donde podremos ver, desde retransmisiones en directo de estrenos de ópera, eventos deportivos, etc.
Internet cambiará nuestra cultura de consumo y tendremos que encontrar un sistema para terminar con la lacra injustificable de la piratería.
Pero, en definitiva, como soy un impaciente cargado de paciencia creo que las crisis son buenas, ya que nos obliga a renovarnos y a dar más cancha a la imaginación.

J.L.P Tú que eres un experto ¿Cuánto cobra un protagonista en una película española?
P.A Depende del presupuesto. El caché siempre está en función de la producción, por ejemplo en una película de 4.000.000 de euros (ahora mismo es el presupuesto medio), lo habitual es que una actriz o actor protagonista ronde entre los 50.000 y los 100.000€, aunque también hay gente que cobra menos. Los secundarios suelen cobrar entre 1.000 y 1.700€ por sesión.

J.L.P En películas pequeñas los cachés son inferiores
P.A Sí, claro. Todo va en función del presupuesto como te decía antes.

J.L.P Cambiando radicalmente de tema, creo que eres miembro de la Academia de Cine Español.
P.A No, soy miembro de la junta directiva de la Academia del cine catalán, lo fui durante diez años, hace un tiempo le envié una carta a la actual ministra de cultura Angeles González Sinde, cuando era directora de la Academia, y yo era presidente de la Asociación Española de directores de Casting, dándome de baja, pues para mí no era coherente ser presidente de la ADC y pertenecer a una academia que no nos otorga los mismos derechos que a otros jefes de departamento (maquillaje, vestuario, etc) pedía que pudiéramos votar en los premios Goya sin que ello conllevara un premio especifico para la única especialidad que aparece en los créditos principales que no tiene derecho a voto , aunque sí lo tenemos en otras academias: La catalana y la europea, recibí por respuesta el silencio, que es sinónimo de desprecio, pero aunque actualmente para ellos somos profesionales de segunda, estoy convencido que por principios democráticos no tardarán mucho en rectificar.

J.L.P ¿Qué actriz o actor te ha deslumbrado más?
P.A A mí, sinceramente me deslumbra el día a día del actor, ya que hay que ser valiente, enamorado y estar un poco loco. Lo difícil no es trabajar, ya que su trabajo es un privilegio, cuando te pagan por lo que te gusta hacer, lo difícil es que hacer con tu vida cuando se termina el trabajo, el actor es muy frágil. Lo difícil es aguantar. Yo por encima de todo quiero y adoro a estos locos y me gusta ser “Voyeur” de su arte, que es el de la mentira, pero honesta porque avisa como decía el maestro. Y quizás en definitiva para el cine no hay buenos y malos actores, creo que lo que hay es buenos o malos casting.

J.L.P ¡Muchas gracias, Pep!
P.A Gracias, a ti.

Artículo: José López Pérez
Foto: Martín Vega (photovegamar.es)

RedaccionEntrevistas
Uno de los directores de casting con una carrera dilatada y mayor prestigio en Barcelona es, sin duda, Pep Armengol (Barcelona, 1956), con el conversaremos de una forma didáctica sobre la dirección de casting. J.L.P ¿Qué es un director de casting en cine? Pep Armengol: El director de casting en primera...