Para dogmáticos que suelen emplear el término “cine español”, como si de un género en sí se tratara, este viernes se estrena un trabajo que se aleja de lo común. Una interesante y nada usual pieza dentro del catálogo de propuestas de cada año.

Su creador y guionista buscaron incansablemente, durante siete mil kilómetros, esta historia. La encontraron.

“Chaika” nos transporta a las vetustos paisajes de las espetas siberianas e inhóspitas localizaciones a las que jamás iríamos de vacaciones. Un viaje a sus paisajes y personas, todo ello desde la mirada de un equipo español.

El Blog de Cine Español ha tenido el placer de hablar con su director, Miguel Ángel Jiménez.

img-director

-Miguel Ángel, en primer lugar, debo decirte que somos una web dedicada exclusivamente al cine español y nos llama poderosamente la atención un proyecto como el tuyo. ¿Cómo surgió tu idilio con tierras soviéticas?

Todo empezó en el 2008, cuando se desató la guerra entre Georgia, Osetia del Sur y Rusia. Gracias a Javier Alen, de Producciones Labarouta, conseguimos dinero para ir a rodar un documental allí y lo que al final surgió fue una ficción llamada “Ori”, que fue nuestro primer largometraje -San Sebastián 2009, sección Zabaltegi-.

La experiencia de “Ori”, de conocer a esas gentes del cáucaso y esos paisajes de las repúblicas soviéticas fue tan brutal y tan intensa, que se quedó dentro de nosotros una semilla y quisimos seguir trabajando en esos lugares. Entonces, decidimos dar otro paso y nos fuimos mucho más lejos, a las estepas Kazajistán.

-¿Y qué sensaciones te producen esas estepas y esos paisajes? Supongo que resultan muy inspiradoras y sugerentes para narrar historias.

Desde luego son lugares desconocidos -incluso para mí después de rodar allí-. Al llegar encontramos un escenario inhóspito, donde la vida se hace paso de un modo brutal en esas pequeñas poblaciones.

Luis Moya (co guionista) y yo llegamos en la búsqueda de una historia. Teníamos como referencia una imagen del fotógrafo noruego Jonas Bendiksen en la que se veían unos restos de basura espacial sobre una estepa, niños jugando sobre trozos de cohetes. Con esa imagen en la mente, alquilamos una furgoneta y recorrimos siete mil kilómetro junto a un traductor.
Tras mucho tiempo y muchas visicitudes por Kazajistan, encontramos unos restos como los de la foto. Y sobre todo, una granja absolutamente aislada en un lugar impresionante, donde habitaba una familia. Supimos que habíamos encontrado la historia y volvimos a España a desarrollar el guión.

chaika11

-¿Cómo logra un español empaparse del carácter de esos territorios y narrar una historia de personajes?

Uno trata de acercarse desde la curiosidad. Nos basamos en la total realidad, en personas auténticas y a partir de una estructura narrativa desarrollar esos personajes que ya habíamos conocido. Tanto a la prostituta, como a los pastores, a Hojanias, a Ganivet…Habíamos conocido a todas esas personas y sólo se trataba de trasladarlo a la ficción con actores.

-¿Fue difícil ese traslado a ficción? ¿Cómo fue el proceso de casting?

En principio había una chica de Kazajistán. Ella era el personaje real, pero nos dimos cuenta de que como actriz no se desenvolvía. Eso me generó mucha incertidumbre y decidimos buscar a actores totalmente profesionales.

Fue un casting de una 500 personas en Tbilisi (creo que acudieron todos los actores de allí), donde está la sede de Cine Tech, la productora georgiana que ya nos ayudó en “Ori”.
Nos basamos en la intuición y encontramos a personas que aportaban mucha veracidad, así como ternura y dureza a la historia.

-¿Cómo fue vuestra relación, teniendo en cuenta que habláis distintos idiomas?

Siempre hemos rodado fuera de España. Me baso en lo que siento, más allá del texto. Luego es el traductor el que me dice si lo han dicho mejor o peor, así que habían tomas en las que a mí me parecía que a nivel de actuación y sentimiento eran muy buenas, y el traductor me decía que había que repetirlas. Otras veces, habían narrado el texto perfectamente, pero a mí no me gustaba lo que había sentido…Es un método curioso, pero a la vez muy puro porque uno juzga lo que siente, más allá de lo que entiende.

-Se destaca de “Chaika” el apartado fotográfico -que además ha sido premiado-, ¿qué importancia le das a la estética como vía de expresión?

Para mí no hay división entre fotografía, encuadre, guión o actuación. Todo va en el mismo carro del cine, que para mí consiste en plasmar un historia con todos los elementos narrativos, sin distinción, y no puedo centrarme más en una cosa que en la otra.

Yo he estudiado cámara y fotografía, y junto al director fotográfico Gorka Gómez Andreu, era de sentido común e inevitable aprovechar todos esos elementos que nos rodeaban; las estepas, los terribles inviernos, e intentar sacar los mejores encuadres posibles.

chaika01

-¿Os planteáis desarrollar un proyecto en España? Aunque la pregunta sería cómo hacerlo, tal y como están las cosas…

Siempre hemos tenido muchas ganas. Ahora estamos moviendo un par de proyectos, presentándolo a productoras, buscando ayudas… Desde luego que es nuestro deseo y lo vamos a intentar.

No queremos permanecer toda la vida en esos lugares lejanos, que son maravillosos pero de una dureza brutal. Y además, al final tienes la sensación de ser extranjero en todas partes. Allí no dejas de ser un español rodando una peli muy rara y aquí un tipo español que ha hecho una peli rara en ruso y kazajo. Esto nos desubica un poco y hace que la distribución y visibilidad de nuestro trabajo quede mermada.

-La coproducción se presenta cada vez más como una de las salidas para los creadores.

Todo lo que hemos hecho ha sido coproducido, desde nuestro primer corto (“Las huellas“) en 2001, que fue la primera coproducción hispano finlandesa (participó Aki Kaurismaki).
“Ori” fue la primera coproducción entre España y Georgia. Y “Chaika” está coproducida entre España, Georgia y Rusia. Por lo tanto, creemos firmemente en la coproducción y siempre intentaremos contar con empresas foráneas.

-Hay voces que apuntan a que un proyecto en un idioma extranjero no merece ayudas públicas.

No lo había oído. En cualquier caso, el arte no debería tener limitaciones sino ayudas y protección desde el Estado. Poner límites a una expresión artística, desde la temática, hasta dónde está rodada o el idioma no tiene sentido, y más si vienen desde un ministerio de cultura.

Un artista puede expresarse, incluso, desde un idioma inventado. Lo importante es que sea una producción española, con personas formadas en este país y que han tenido el arrojo -o no tenían más remedio- de rodar en otro territorio y merecen ser apoyadas.

chaika08

-Incluso te puede abrir puertas internacionalmente. En el caso de Chaika, ha tenido mucha presencia en festivales, ¿qué perspectivas tenéis a nivel internacional?

Desde San Sebastián 2012 hemos pasado por Moscú, Salónica Film Festival, Mannheim, en el Plus Camerimage de Polonia -donde ganamos el premio a fotografía y dirección-, en Santa Bárbara (USA) y recientemente en San Francisco.
Nos queda ir a Japón, Bruselas…Muchos festivales donde hemos notado mucho interés en la gente por ver qué han hecho unos españoles rodando un proyecto tan ambicioso y peculiar en los tiempos que corren. Creo que esto es algo positivo para España, pero yo de esto no tengo ni idea…

-Lo cierto es que se agradece un proyecto español tan diferente. Supongo que os lo habrán reconocido.

Bueno, hay opiniones de todo tipo; gente a la que no le ha gustado y gente a la que le gusta muchísimo. Creo que lo bueno es que haya una oferta de películas diferentes, con distintos valores y abrir el abanico de colores. Ofrecer la posibilidad de ver algo de fuera.

Yo trato de hacer el cine que a mí me gustaría ver. Conocer otros países, ver el punto de vista de un español en esos entornos, descubrir relaciones que pueden acercarnos o diferenciarnos. Es interesante soñar con ambición y no sólo centrarse en cosas que ya conocemos y sabemos que funcionan.

-Estando tanto tiempo fuera, ¿sigues el actual cine español? ¿Hay alguna peli nueva que te haya llamado la atención?

La verdad es que estoy bastante perdido. Fíjate que la última peli española que he visto ha sido “El espíritu de la colmena”, que la proyectaron el otro día en una celebración de la Filmoteca Vasca, presentada por Víctor Erice. Nunca había tenido la oportunidad de verla y me pareció una maravilla.

-No sé si conoces el proyecto “El Cosmonáuta”, estrenado la semana pasada, que comparte similitudes con “Chaika” (rodaje en Rusia, referencias espaciales) pero muy diferente en cuanto a concepto, distribución, etc.

Les conocí cuando desarrollaron su proyecto y tuvimos una entrevista para hablar de cómo lo estábamos haciendo nosotros.
“El Cosmonáuta” coincide con “Chaika” en el punto de partida “espacial”, aunque en nuestro caso es un referente muy lejano. Tenemos en común el hecho de ser españoles con la ambición de rodar fuera y llevar a cabo proyectos ambiciosos.

A partir de ahí, somos muy diferentes ya que nosotros somos puramente tradicionales. Intentamos hacer cine casi más allá de lo tradicional, incluso nos gustaría poder hacer cine como en los años 70 y 80. Ellos, desde el punto de vista industrial, han buscado nuevas formas de financiación, distribución y herramientas de Internet de las que yo estoy mucho más alejado. En ese sentido soy mucho más conservador.

-El viernes estrenáis en cines, ¿qué puede encontrar el espectador en “Chaika”?

Un viaje. Creo que es lo mejor que se puede encontrar alguien que compra una entrada de cine; pagar un viaje a un lugar desconocido, donde va a encontrar situaciones que tal vez ha vivido, pero encarnadas en personas y lugares muy alejados.

Creo que puede ser toda una experiencia. Desde luego, yo la recomiendo.

chaika

ESTE VIERNES SE ESTRENA “CHAIKA” EN “EL MATADERO” DE MADRID, Y EN DIFERENTES PUNTOS DE ESPAÑA.

WEB OFICIAL DE CHAIKA

PÁGINA FACEBOOK

Óscar TAEntrevistasChaika,Miguel Ángel Jiménez
Para dogmáticos que suelen emplear el término 'cine español', como si de un género en sí se tratara, este viernes se estrena un trabajo que se aleja de lo común. Una interesante y nada usual pieza dentro del catálogo de propuestas de cada año. Su creador y guionista buscaron incansablemente, durante...