Según las notas del director, Dani De la Orden “Pocos guiones hacen que se te escape alguna carcajada en una primera lectura. La mayoría de las veces te esbozan varias sonrisas mientras piensas “será gracioso, funcionará… “Hay una confianza ciega en que cuando el personaje tenga cara y todo esté en la pantalla, la magia del gag sea visible. Pero El Pregón para mí fue un caso diferente: con una primera lectura ya te arrancaba carcajadas libres, directas y honestas. Tenía que formar parte de aquello. Quería ver cómo funcionaba el humor y cómo podía hacer que el engranaje cómico fuera mas fluido: en definitiva ¿quería hacer una comedia? Siempre abordo los proyectos en función de la honestidad de estos: El pregón lA veía como una película de feel good con varias situaciones disparatadas que te impedían parar de reír. Era todo un reto. Pero también quería que sus protagonistas tuvieran un efecto empático con el público; que la comedia tuviera un punto ligeramente emotivo, para no quedarse únicamente en el gag. Por eso quería hacer una película con ritmo, que nunca parara, que la llegada al pueblo se convirtiera en un río de peripecias imparables”. No sé si Dani de la Orden exagera un poco al decir que El Pregón es un filme donde el espectador se reirá a carcajadas, pero lo que sí puedo asegurar es que esta película conseguirá sacarte una ligera sonrisa durante toda su proyección.

Juraron que no se verían las caras nunca más…Pero, por una cantidad razonable de dinero, están dispuestos a hacer una excepción. Los hermanos Osorio (Andreu Buenafuente y Berto Romero) glorias olvidadas de la música electrónica de los 90, han tocado fondo. Cuando les contratan para ir juntos a dar el pregón en su pueblo natal, Proverzo, no imaginan la que se les viene encima. Sus intenciones de llegar, ganarse el dinero y salir corriendo se ven truncadas por planes secretos, hordas de fans y tradiciones ancestrales. Si salen de allí con vida ya será todo un logro…

El Pregón es una cinta que no se anda con rodeos. Sus pretensiones son siempre claras desde el primer minuto que comienza la proyección, y esta es la de crear un producto simpático que haga entretener y sacar unas cuantas risas al espectador, y su objetivo lo cumple de forma tan temprana que es muy difícil que el espectador contemple un film aburrido en él…. El Pregón no pierde el tiempo lo mas mínimo y durante sus precisos y ajustados 85 minutos de proyección, el entretenimiento sano y ligero que ofrece resulta irresistible, porque su honestidad y sus pretensiones son tan claras que, quien espere encontrarse con otra cosa, o no tiene dos dedos de frente, o no se ha informado previamente sobre esta película. Desde luego, sigue una fórmula que ya está muy vista, y resulta predecible a todas luces, pero es algo que desde un comienzo, nosotros como espectadores, nos percatamos, y sus creadores, muy conscientes de ello, suplen esas carencias con simpatía y empatía.

Una simpatía y empatía cuyos responsables dejan caer todo el peso sobre los hombros de Berto Romero y Andreu Buenafuente, y el resultado no podía ser mas óptimo. Sin duda, estos dos actores (muy formados en el mundo de la televisión), que podían haberse conformado con unas interpretaciones basadas en el mínimo esfuerzo, consiguen una vis cómica y una química mutua (ya visible en su programa de televisión) irresistible, con unos personajes que sorprenden por su manera de afrontarlos. De Berto Romero no me ha sorprendido tanto, pues se le ha visto últimamente en cintas (como en Anacleto: Agente Secreto) donde ha demostrado que es un actor de comedia estupendo, y aquí crea un personaje de lo mas estrambótico y muy bien manejado, pero ha sido en un Andreu Buenafuente mas sobrio de lo habitual donde me han sorprendido, pues consigue crear un personaje cómico a través de la intronspección, siendo su gesto la base donde hacer fluir la comedia. Así, la combinación de ambos funciona por radicar en sus personajes, personalidad bastante opuestas, y el binomio resulta muy acertado.

Tampoco me quiero extender mucho mas ante una película cuyas pretensiones son tan claras que seguir hablando sobre ellas sería absurdo a no ser que queráis que os destripe cada uno de los gags, pero por el bien vuestro, no lo voy a hacer. Sin duda, hay momentos cómicos que funcionan de forma estupenda (la procesión, la cabra del campanario) y otros que resultan pasados de rosca (la persecución de la cabra), pero siempre mantiene un tono de intrascendencia y ligereza que, en este caso, la beneficia mucho, también debido a, como he comentado antes, una pareja protagonista estupenda que es el motor principal para que la cinta funcione (del resto del reparto no hay mucho más donde rascar, la verdad). Así que, sin extenderme mucho mas, El Pregón es una película que solo busca entretener y sacar unas risas ligeras al espectador durante 85 minutos de su vida…el objetivo se cumple, por lo que se puede decir, que sus creadores han conseguido las pretensiones que buscaban.

Nota El Blog de Cine Español: 6

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasAndreu Buenafuente,Berto Romero,Críticas,Dani de la Orden,El pregón
Según las notas del director, Dani De la Orden 'Pocos guiones hacen que se te escape alguna carcajada en una primera lectura. La mayoría de las veces te esbozan varias sonrisas mientras piensas 'será gracioso, funcionará... 'Hay una confianza ciega en que cuando el personaje tenga cara y todo...