Gerardo Herrero lleva en la industria cinematográfica de nuestro país desde los años 80, cuando comenzó su trayectoria con la película Al acecho. Su paso por la década de los noventa fue la que sin duda tuvo mas repercusión, ya que cosechó éxitos como “Malena es un nombre de Tango” y “Territorio Comanche”, pero a partir del nuevo milenio, es como si la carrera de este cineasta hubiera quedado definitivamente estancada buscando un nuevo éxito que, seamos sinceros, nunca tuvo. Películas como El misterio Galíndez, El principio de Arquímedes, Heroína, El corredor nocturno, o, incluso, una película tan reciente como Silencio en la nieve no han tenido una gran repercusión…ni comercial, ni de crítica ,destacando en este último apartado una respuesta fría por parte de los medios. Ahora vuelve a intentarlo con La playa de los ahogados, un thriller ambientado en las costas gallegas, basado en la novela homónima escrita por Domingo Villar, y mucho me temo que volverá a repetirse la repercusión de sus últimas producciones…

Una mañana, el cadáver de un marinero es arrastrado por la marea hasta la orilla. Si no tuviese las manos atadas, Justo Castelo sería otro de los hijos del mar que encontró su tumba entre las aguas mientras faenaba. Pero el océano nunca ha necesitado amarras para matar. Sin testigos ni rastro de la embarcación del fallecido, el inspector Leo Caldas (Carmelo Gómez) se sumergirá en el ambiente marinero del pueblo, tratando de esclarecer el crimen entre hombres y mujeres que se resisten a desvelar sus sospechas y que, cuando se decidan a hablar, apuntarán en una dirección inesperada.

La playa de los ahogados cuenta con unas buenas bases, desde luego. La novela en la que se inspira posee una historia interesante que contar, un thriller policial que se desarrolla con buen tino y eficacia en su libreto…y, seguramente, la culpable sea la propia novela, ya que en ese sentido, se nota que el pilar fundamental con el que cuenta el film son las bases de la original. Además, todo está manejado con suma corrección, desde su trabajo de fotografía (que aprovecha, en cierta manera, los parajes de las costas gallegas con cierta frialdad que al relato no le sientan nada mal) hasta unas interpretaciones bastante efectivas de todo su reparto (pasando por un Carmelo Gómez que esta muy cómodo con su personaje al igual que Antonio Garrido, hasta un maravilloso Celso Bugallo, un correcto Luis Zahera y un estupendo Tamar Novas). En cierta manera, La playa de los ahogados cuenta con varios elementos que funcionan para hacer que el relato sea creíble y avance con cierta fluidez…

…pero por desgracia no ocurre. El relato nunca termina de despegar y no por las bases con las que cuenta, sino por una pereza narrativa que, así de claro lo digo, aburre hasta las piedras. Lo que pudo convertirse en un thriller bastante interesante y con ciertos toques de suspense, al final termina por resulta un telefilm de sobremesa que, desde luego, cuida parte de sus elementos, pero no una de las bases primordiales del cine: entretener. Es como si al director le importara bien poco mantener el interés del relato al mantener un ritmo plano durante todo el film, provocando que la emoción no queda reflejada en ni un solo instante del film y, de este modo, al espectador le cuesta conectar con la película debido a esto mismo. Y da rabia, porque material había, y la sensación de desaprovechado en su puesta en escena queda patente durante todo el metraje sin que nunca te lo puedas quitar de la cabeza, ante una dirección plana y funcional hasta la médula, llegando hasta el límite de que algún espectador se quedó dormido durante la proyección (se escucharon sus ronquidos…no digo más).

Así que, el poco interés que su creador imprime a la obra, es la que mata a La playa de los ahogados, un thriller policial que carece de cualquier atisbo de emoción o suspense precisamente por una puesta en escena que no entiende de atmósferas y ritmo. Si el film entretiene es por las bases de su novela que, desde luego, es la única que mantiene cierta intriga sobre que pasará a continuación, y por un equipo técnico que al menos cumple con corrección pero, repito, la falta de pasión que se transmite en este proyecto se contagian al espectador desde sus primeros 5 minutos, sin que retome en ni un solo segundo de proyección cualquier atisbo de interés en ella. Lo dicho, desaprovechado hasta la médula.

Nota El Blog de Cine Español: 3

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasCarmelo Gómez,GERARDO HERRERO,La playa de los ahogados,TORNASOL FILMS
Gerardo Herrero lleva en la industria cinematográfica de nuestro país desde los años 80, cuando comenzó su trayectoria con la película Al acecho. Su paso por la década de los noventa fue la que sin duda tuvo mas repercusión, ya que cosechó éxitos como 'Malena es un nombre de...