Debo reconocer que no conocía la existencia de la película “Tercer grado”, prueba de que el cine español falla en sus campañas de márketing porque aunque estemos ante una producción modesta, hoy día, no cuesta nada enviar una nota...