De entrada, una vez más, reitero que cada vez creo menos en los premios y que fundamentalmente son una estrategia de marketing para llevar gente a las salas de cine. Dicho esto, y quizá como recuerdo de la infancia...