La gran diferencia entre las películas del casposo José Luis Torrente y otros productos similares es que Santiago Segura sabe dar en la tecla para que en alguna escena te rías. Ahora que todo el mundo la ha visto...