Cuando en España no existían los multicines y acabábamos de sufrir los rigores de la dictadura, los cines de barrio, con programa doble y precios muy asequibles eran la oferta de ocio mayoritaria. La reina indiscutible de las plateas...