Seguimos con este ranking que me lleva un dilema universal: ¿sexo o erotismo? Me decanto por lo primero, ya que lo otro entra dentro de lo subjetivo. En el caso de “Cachorro”, ocurre precisamente eso. Como ocurría en Torremolinos...