Conocí a Andrew de forma bien curiosa. Eran las ocho de la mañana, martes 12 de octubre de 2010, día lluvioso, frío para ser octubre y con un viento considerable, por ello Andrew y yo accedimos al hall del...