Carlitos y el campo de los sueños 

La película “Carlitos y el campo de los sueños” acaba de obtener el premio a la Mejor Película en el Festival Giffoni de Cine, que se celebra en la ciudad italiana del mismo nombre, en la categoría Elements + 6. El premio le ha sido otorgado por un jurado compuesto por niños procedentes de más de 40 países, con edades comprendidas entre los 6 y los 10 años. Esta es la 39 edición de este prestigioso festival nacido en 1971 para promover el cine para jóvenes y niños, alejarlo de la idea de producto marginal que tenía entonces y hacer de él un género capaz de triunfar en el mercado.

Uno de los elementos que distinguen a este festival es que el jurado está exclusivamente formado por niños y jóvenes de más de 40 países, con edades comprendidas entre los 3 y los 17 años, que se reparten en 4 secciones oficiales, según categorías de edad. Es en la sección “Elements + 6”, dirigida a niños de entre 6 y 10 años, donde “Carlitos y el campo de los sueños”, una producción de Versátil Cinema y Antena 3 Films, ha sido elegida como Mejor Película. Estrenada en España en el verano de 2008, la película protagonizada por el niño Guillermo Campra competía con otras 13 películas en esa categoría. Además“Carlitos”se ha alzado también con el Premio del Público del citado Festival, un galardón que votan espectadores de todas las edades.

El director de la película, Jesús del Cerro, ha recogido este fin de semana el galardón que los propios niños han otorgado esta historia ambientada en un orfanato lúgubre, con un director inhumano y unos niños que sueñan con tener una familia. Al finalizar la proyección ante un público exclusivamente formado por niños, el director se enfrentó a las preguntas de estos pequeños y exigentes espectadores.

El fútbol, un deporte prohibido en el colegio pero que acabará marcando las vidas de los protagonistas, es el telón de fondo de la película. Interpretada por José María Pou, Gustavo Salmerón, Irene Visedo, el niño Guillermo Campra y la colaboración especial de Miliki, es una comedia sentimental especialmente dirigida para el público infantil, que habla sobre el valor de la amistad, la solidaridad y el afán de superación.

Emilio Aragón, autor de la banda sonora, es también uno de los productores ejecutivos de “Carlitos y el campo de los sueños”.