El Festival de San Sebastián ha estrenado esperadísimos títulos del cine español. La calidad se ha puesto de manifiesto y en general ha habido satisfacción. Repasamos las impresiones que han generado los estrenos españoles más importantes en dicho certamen.

– “INTRUDERS”:

Fue la encargada de abrir el festival generando enorme expectación. La acogida fue plana. A algunos les gustó mucho y otros criticaron su falta de novedad, coincidiendo todos en su impecable factura y estética.

En cualquier caso la crítica española no suele entusiasmarse con este tipo de cine y a su favor está el hecho de haber gustado a crítica y especialmente público (el principal objetivo de esta cinta) en Toronto.

– “NO HABRÁ PAZ PARA LOS MALVADOS”:

Unanimidad en público y crítica. Coronado tiene el premio en el bolsillo y ha sido el título español triunfador absoluto. Premiable y comercial. Cabe preguntarse porqué no se escogió de candidata al Oscar.

Se estrena hoy con claras aspiraciones a asaltar el Nº 1 de la taquilla.

– “LA VOZ DORMIDA”_

Decepción. La que se presuponía como una de las premiables en Goyas y con serias aspiraciones al Oscar, ha sido el “bluf” del certamen.

La crítica ha denunciado especialmente su maniqueísmo y absoluta falta de novedad, así como una sensiblería barata que nos recuerda a muchos otros títulos que hablaron de lo mismo. Dentro de todo lo malo se destaca un nombre destinado a explotar: María León (hermana del televisivo Paco León), quien apunta claramente a Goya revelación.

Pero no está todo perdido. Es un tipo de cine con potencial, que puede contentar a un importante público, como ocurrió con “las 13 rosas”.

– “EXTRATERRESTRE”:

Vigalondo siempre podrá presumir de haber sacado algo ingenioso con cuatro perras a base de talento. Entusiasmó en Toronto y aquí ha gustado a público y crítica.

Su tono es menos ambicioso y tal vez más cinéfilo, así que no cabe esperar una respuesta descomunal en taquilla, pero de momento tiene casi garantizada proyección internacional.

– “VERBO”:

Proyectada ayer en el velódromo de Anoeta como una de las presentaciones más esperadas desde hace meses. Su postproducción ha sido larga y dura, pero por fin llegaba el resultado…

Ha gustado sin alharacas. No es un dato negativo teniendo en cuenta que se trata de un film con aspiraciones fundamentalmente comerciales y que el público de esa presentación estaba compuesto mayoritariamente por la crítica que no es muy afín a este tipo de apuestas comerciales.

Pero sí coinciden todos en su potencial juvenil y taquillero.

Óscar T.A.