LAS 10 PELÍCULAS ESPAÑOLAS MÁS TAQUILLERAS TRAS LOS DOS PRIMEROS MESES DEL AÑO 2022

No ha empezado mal el año en la taquilla el cine español gracias a que películas de éxito en 2021 siguieron sumando espectadores en los dos primeros meses de 2022 como la comedia “Mamá o papá”, de Dani de la Orden; “El buen patrón”, de Aranoa, gracias a sus 20 nominaciones a los Goya; y “Way Down”, de Jaume Balagueró, debido a la artillería publicitaria del grupo Mediaset.

La buena noticia en la taquilla en los dos primeros meses del año ha llegado con el estreno de “La abuela”, de Paco Plaza, porque esta cinta de terror ha funcionado muy bien y acumula 1,6 millones de euros. En cambio, la negativa, es que la comedia “Competencia oficial”, protagonizada por nuestras estrellas internacionales Penélope Cruz y Antonio Banderas, solo suma 250.000 euros en sus primeros cuatro días en cines y eso que se ha estrenado con 345 copias.

Esperemos que este mes de marzo sea el punto de inflexión para la cuota de pantalla de nuestro cine con los estrenos de “Código emperador”, “Camera Café” y “Malnazidos” que cuenta con el apoyo mediático de Mediaset.

Las 10 películas españolas más taquilleras en los dos primeros meses del año 2022:

1. La abuela: 1,6 millones de euros.
2. Mamá o papá: 1,4 millones.
3. El buen patrón: 680.000 euros.
4. Way Down: 450.000 euros.
5. Competencia oficial: 250.000 euros.
6. Petra de San José: 72.000 euros.
7. Madres paralelas: 63.000 euros.
8. 100 días con la Tata: 58.000 euros.
9. No somos nada: 52.000 euros.
10. Maixabel: 54.000 euros.

10 thoughts on “LAS 10 PELÍCULAS ESPAÑOLAS MÁS TAQUILLERAS TRAS LOS DOS PRIMEROS MESES DEL AÑO 2022”

  1. Dos meses: menos de cinco millones de euros.
    No quiero ser pesimista, pero joder.

  2. Marañón, te confirmo que los dos primeros meses del año siempre son muy malos para nuestro cine. Estos 5 millones se pueden dar por buenos en comparación con otros.

  3. Pues teniendo en ese periodo incluida la última semana navideña y la entrega de los premios Goya, deberían mirárselo.

    Van buscando huecos en lugar de abrirlos. Y es mal sistema, porque cada vez dejan menos huecos (de los que no les interesan) para lo que no sea hollywoodiense.

  4. Conozco cero de distribución, pero como espectador Hollywood solo ofrece blockbusters y poco más, apenas hay comedias o películas de otro género como hace 15 años, salvo temporada de premios o de algún autor reconocido como Tarantino…

    Lo que quiero decir es que el cine español no compite con Hollywood porque ese tipo de cine no lo hace España, creo que si lo promocionan, y tienen salas puede funcionar, los datos de Patrón, Madres y Maixabel sin ser extraordinarios han sido estupendos… pero es que se reservan pelis para octubre y noviembre y durante el resto del año hay sequía, salvo alguna excepción (quitando de las comedias televisivas o del cine con poca distribución que poco puede hacer)

  5. Por eso lo digo, àlex.

    Coincido contigo en que el aparataje de Hollywood es ya prácticamente monocorde, salvo para una docena de producciones premiables y algo que pillase distraído al jefe de reuniones del Estudio.

    Antes eran algunas más, pero la variedad de géneros (tampoco mucha), se ha trasladado a las plataformas y los directores con inquietudes han salido pitando para allá, cada cual a la que le acoge. No hay más que ver en dónde están produciendo casi todo los que fueron pesos pesados en salas comerciales y qué presencia le dedican sus distribuidores al cine mientras les aterrizan simultáneamente en la tele de pago.

    La alternativa no es hacer blockbusters que compitan, porque no se podrá, evidentemente. Eso solo le ha salido bien a Bayona, con muchísimo presupuesto, actores de la competencia y en inglés. Pero miremos hacia otros proyectos de espectacularidades locales: Los últimos días, Superlópez, Combustión, Orígenes secretos… no sé cómo miden el fracaso sus productoras, pero a mí no me parecieron éxitos logrados (aunque algunas de ellas tengan mucho rescatable).

    Esa fórmula sólo sirve si te mimetizas con el modelo y escoges géneros sin desmesuras presupuestarias obligatorias. El último caso, Way Down, plana y tópica como ella sola, pero resultona como película de atracos imposibles, pura evasión.

    España podría competir perfectamente con thrillers bien tramados (ahí está Oriol Paulo), policiales agrestes (Rodríguez, Monzón), las comedias de toda la vida (nos daban repeluco el landismo y el ozorismo, pero joder qué racha llevamos), el terror acotado en espacios inquietantes, el cine social y los cuatro autores anuales de firma… Eso, por mencionar lo que ya se hace y se apelotona en octubre y noviembre, inexplicablemente.

    Pero siguen casi del todo descartados varios territorios jugosos y rentables: el cine periodístico, el cine romántico, el cine bonito.

    Del histórico y el épico ni merece la pena hablar. Aparte de que volvemos a los presupuestos de primera, entran los idearios a la embestida y, para nuestra desgracia, el que no queda chiripitiflaútico queda facha de mierda.

    Sea como sea, el año tiene doce meses, no dos.

  6. De tu último comentario, Marañón, me centro en dos aspectos que apuntas y me parecen bastante relevantes.
    La enorme crisis de la comedia española en los últimos años (décadas) y eso que la última peli ganadora del Goya es una comedia. Claramente, los resultados en taquilla apuntalan este tipo de comedietas tontas, pero el espectador español medio es tan lelo??
    Y la gran ausencia del cine épico e histórico, por varias razones: los presupuestos demasiado altos, los escasos números de taquilla de la mayoría de los estrenos de cine histórico (solo ‘Palmeras en la nieve’ o ‘Mientras dure la guerra’ son excepciones, pero ambas se desarrollan en el siglo XX, no demasiado atrás en el tiempo). Incluso la serie española con más pasta que se desarrollaba una parte a finales del siglo XVIII ha sido un sonado fracaso, a pesar del director de relumbrón.

  7. La comedieta, que no comedia, siempre se hará, me temo, porque a las teles les renta. Aunque creo que irá perdiendo tirón si no lo ha hecho ya y quedará como un subgénero chusco, lo que en realidad ha sido toda la vida con más y con menos aceptación.
    Pero vamos, sigue el rastro del dinero y tendrás el móvil.

    El cine histórico necesita unos mínimos de concordia y datos acuñados y aceptados por todos. Por desgracia, eso se fue al garete hace tiempo. Se hacen con el carnet en la boca, el mejor modo de fracasar. Y lo peor es que, hasta intentarlas sin exhibición de carnet mueve a sospechas de unos y de otros. Aparte de ser un cine caro de hacer. Pero antes viene su rentabilidad y así volvemos al primer problema.

  8. Carlos, El Cid es una serie de plataforma, no película para cine.
    Que podría, pero no estarán por la labor. Hay que subir el listón en espectáculo, promocionar más, distribuir… y todo eso cuesta más pasta.

  9. Si la comedia está regulera, insisto que el cine histórico ni está, ni se le espera, pero me da la sensación de que en EEUU está pasando lo mismo y en Europa (es cierto que la que ha ganado el César, lo es, pero antes los franceses hacían muchas pelis históricas y ahora es una excepción inusual)
    Solo los ingleses siguen haciendo pelis de época, no demasiado exitosas en taquilla.

Leave a Reply

Your email address will not be published.