“EL BUEN PATRÓN” ELEGIDA POR LA ACADEMIA PARA REPRESENTAR A ESPAÑA EN LOS OSCARS

Sorpresa: “Madres paralelas”, de Pedro Almodóvar, no ha sido elegida por la Academia para representar a España en los Oscar, sino “El buen patrón”, de Fernando León de Aranoa, encabezada por Javier Bardem, nuestro actor más internacional, con permiso de Banderas. En fin, el 21 de diciembre sabremos si los académicos han elegido bien porque es cuando se publica la shortlist de los Oscar. El 15 de octubre llegará a los cines esta producción de Mediapro.

“Estoy muy contento con la selección y muy agradecido a la Academia, a la profesión, por su apoyo. Es una alegría y un orgullo para todos los que hemos hecho El buen patrón poder representar a nuestra cinematografía en los premios Oscar. No tengo duda de que lo que cuenta, y cómo lo cuenta trasciende nuestras fronteras y va a ser entendido y celebrado allí donde se proyecte la película, como ha sucedido ya en los festivales internacionales en los que se ha mostrado”, ha manifestado Fernando León de Aranoa tras conocer la noticia.

¿De qué va?

Básculas Blanco, una empresa de producción de balanzas industriales en una ciudad de provincias, aguarda la visita de una comisión de la que depende la obtención de un premio local a la Excelencia Empresarial: las cosas deben ser perfectas para ese momento. Sin embargo, todo parece confabularse en contra. En el poco tiempo del que dispone, Blanco (Bardem) intenta devolver a su empresa el equilibrio perdido: trata de resolver los problemas de sus empleados, cruzando para ello todas las líneas imaginables.

El tráiler:

34 thoughts on ““EL BUEN PATRÓN” ELEGIDA POR LA ACADEMIA PARA REPRESENTAR A ESPAÑA EN LOS OSCARS”

  1. Te puedes hacer el sueco ahora, pero sabes perfectamente a qué viene comparar a España y Suecia (con y sin Bergman) en los Oscar. Tú mismo lo has planteado así, comparando los Oscars de uno y otro país.

    La realidad es que, sin Bergman, para mucha gente Suecia sería… sonido de grillos. Igual que lo son Checoslovaquia o Portugal, por poner dos ejemplos. Porque ya me dirás qué control tiene un espectador casual de las cinematografías que no son las dominantes, más allá de algún nombre puntualísimo.

    Igualmente, esa gente que dices que sólo ve películas de Almodóvar entre las españolas, y que yo no tengo el gusto de conocer, pues directamente no vería ninguna película española.

    Por otro lado, no sé por qué tengo que darle un toque de atención a nadie. No soy policía ni tengo ninguna gana de ejercer como tal. Contesto a los mensajes que me apetece, por supuesto.

    También me hace gracia que hables de que yo crispo el ambiente, cuando antes de que te dijese nada ya habías mandado a gente a tomar por culo, cuando me contestas con mayúsculas (el equivalente a gritar por escrito), cuando me dices Manolete…

    Creo que la única persona que tiene la fórmula mágica (religiosa) de la justicia y ecuanimidad eres tú. Los demás opinamos.

  2. Recapitulando, Genjuro…
    Los académicos habiendo visto tres películas seleccionan una de ellas, que cabe recordar que ha obtenido buenas críticas, unos cuantos aseguran que tenían que haber llevado a otra sin haber visto ninguna de las dos, yo soy casi el único que crítica a esas personas, mientras unos dicen “que es un tiro en el pie”, otros hablan de “Fernandito” León con desprecio ridículo y tú te picas porque apoyo un solo comentario de otra persona -que ni siquiera soy el primero que lo dice- que discute la excelencia de lo que es para ti una vaca sagrada…
    Y con todo esto -y por cierto sin que ni por asomo haya mandado a tomar por culo a nadie del hilo y si quieres vuélveme a tergiversar-… Con todo esto el que crispa el ambiente soy yo.
    Ok…

    Aparte de que igual no entiendes que el Óscar está cada vez más cerca del “espectador casual” y más lejos de la erudición festivalera, cuando no son los propios festivales los que en ocasiones se aproximan a ese espectador. No lo critico, porque yo no tengo ninguna acreditación que me permita ningunear a esos espectadores. Eso se lo dejo a otros.
    Igual lo que hago yo es preguntarme en voz alta por qué unos reciben apoyo incondicional y otros no,y lo más grave, por qué hay gente que legitima desde su vasta cultura que esto suceda.
    Igual lo que hago es preguntarme en definitiva por qué en el blogdecineespañol la gente parece no aceptar la representatividad del cine hecho en España salvo si tiene un nombre y apellido sin dar oportunidad a otro de acertar ni a aquel primero de equivocarse…o simplemente de convencer menos.
    Igual lo que hago es decir que la representante española debe ser elegida por españoles/as que hayan visto las películas que optaban a la selección y no unos cuantos expertos -yankis especialmente- que igual muchos ni la han visto y que además no deberían ni pinchar ni cortar a la hora de elegir con qué nos sentimos más identificades (y si quiere unirse al debate Pérez-Reverte o un follower antilenguajeinclusivo, con muchísimo gusto).
    Y en cuanto a Bergman, pues bueno, ha sido Don Rigoberto el que ha hecho la comparación con Almodóvar, pero luego ha renegado indirectamente de su propio comentarlo así que no sé con quién puedes discutir esto.

    Por cierto, don Rigoberto, antes de que Fellini ganara por primera vez, un tal Vittorio de Sica había ganado dos veces en la categoría. El mismo Vittorio de Sica que tiene si no me equivoco los mismos cuatro Oscars a película extranjera que Fellini. El mismo Vittorio de Sica que dirigió La ciocciara, que serviría de molde evidente para la Raimunda de Volver, en la que aparece otra película italiana que no es de Fellini:Bellísima de Visconti. O sea que eso de que Almodóvar es sobre todo Fellini…pues es muy cuestionable.
    Tan cuestionable como lo de que en España no se adora a Almodóvar. Sólo tienes que leer las críticas, que comparar sus taquillas aquí con las de la inmensa mayoría de cineastas de España y de Europa.
    Te invito a que lo hagas.

    Y por cierto también hay italianos que están hasta la coronilla de que los nuevos cinéfilos intelectuales wannabe de ahora (entre los cuales me incluyo) sólo sepamos decir “Fellini”. En su momento la palabra mágica era “neorrealismo” y ahora es “felliniano”…Y eso para un país con una cultura tan variopinta como interesante es una reducción un poco chusca.

  3. Sí, recapitulemos.

    Yo no me he picado con nadie; he entrado en el tema del cine sueco porque me interesa, pero si quieres a partir de ahora te pido permiso para ver de qué puedo hablar y a quién debo responder.

    Admito mi error al considerar que estás mandado a gente a tomar por culo cuando dices “¿Que en EEUU sólo quieren a Almodóvar como marca España? Pues que les den por culo, hombre.” Tengo una capacidad de comprensión limitada, para qué negarlo.

    En cuanto a de todo ese rollo sobre los Oscar y la erudicción festivalera, sobre la representatividad, los apoyos, la legitimidad… pues tienes razón en que yo no lo entiendo. Y no sé muy bien qué tiene que ver con la comparativa entre España y Suecia en los Oscar a la que yo respondí y en la que abundé.

    Sobre Bergman, tú habías dicho lo siguiente: “Don Rigoberto, precisamente hablas de Suecia y Bergman y justo eso es lo que no quiero que pase. Bergman ganó el último Óscar en el 83 y desde entonces ningún premio para ellos. La idea de cine sueco que se tiene en el mundo es de Bergman y poco más.” Ahora dices que no sabes con quién puedo discutir de Bergman, como si contigo no fuera la cosa. Sin embargo tienes toda la razón: contigo no se puede discutir.

    Y todas esas puyitas del rollo “erudición festivalera”, “no tengo acreditación”, “desde su vasta cultura”, “algunos sabiendo mucho de datos de cine y teniendo en la cabeza mogollón de nombres de la industria around the world”, “por mucho festival que tengas a tus espaldas”, lo único que me sugieren es que te has quedado sin argumentos. Bueno, y alguna otra cosa que no voy a reproducir, porque ya se sabe que yo ando crispando el ambiente.

1 2

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *