CRÍTICA “MADRES PARALELAS”: EMPODERAMIENTO DE LA MUJER Y MUERTOS EN CUNETAS

Madres paralelas“, la nueva película de Almodóvar, se acaba de presentar en la Biennale de Cine de Venecia siendo una de las dos películas de apertura (la otra es la francesa “Les Promesses”, de Thomas Kruithof).

Esta nueva entrega del director manchego tiene un plantel de lujo con Penélope Cruz, Milena Smit, Aitana Sánchez-Gijón y, la casi omnipresente en las cintas de Almodóvar, Rossy de Palma. El pase para la prensa e industria en la sala PalaBiennale fue recibido con un lleno absoluto, pero con un tímido aplauso de cortesía al final de la cinta. 

Almodóvar se impregna de la actualidad más combativa y nos expone temas como la maternidad, la conciliación laboral, el clasismo, la violación, la dejadez casi patológica de los hombres respecto a la paternidad, la memoria histórica, la corriente política de los actores, y todo ello con multitud de transiciones con fundido a negro.

Sin querer desvelar gran cosa de la trama, contaremos que Janis (Penélope Cruz) y Ana (Milena Smit) son madres a la vez, de ahí el título. Ambas tienen su hija sin presencia de los padres, y poco a poco sus vidas vuelven a unirse tras la salida del hospital donde dieron a luz. Almodóvar aprovecha esta base para mostrarnos lo poco que se hizo en el gobierno de Rajoy (mencionando su nombre) por cumplir la ley de memoria histórica, donde la protagonista, Janis, quiere que se recuperen los restos de unos republicanos asesinados en su pueblo. Los comentarios de los protagonistas sobre el asunto son explícitos, y más pareciera un documental en ciertos momentos, denotando que la película quiere tener también la función didáctica para la parte de la audiencia que no es española y que no conoce bien nuestra historia.

Pedro utiliza también la figura de Ana para mostrar que buena parte de la juventud española tampoco conoce lo que ocurrió en España y, denotando cierto sesgo político, nos pone a una adolescente sin ideas políticas y que repite lo que le dice su padre sobre desenterrar a los fusilados de la guerra civil española. La realidad es que la cinta no tiene muchas lecturas, dentro de la línea del director y guionista manchego, puesto que la trama es lineal, sin historias secundarias de profundidad y evitando las dobles lecturas para que el espectador no tenga dudas de lo que está viendo.

Una de las gratas sorpresas es Milena Smit, quien tras “No matarás” nos muestra la variedad de registros que es capaz de interpretar a la perfección, desde la adolescente miedosa y risueña, a la chica madura con ideas claras y “empoderada”. Este tema, el del empoderamiento de la mujer, es una constante en la cinta, no solo por el guion donde nos muestran que las mujeres son las que llevan el peso de los acontecimientos, sino por mensajes explícitos escritos en camisetas que aparecen enfocados largamente para dar tiempo al público de leerlo.

Israel Elejalde interpreta a Arturo, el único protagonista varón, que ayuda a la Janis a desenterrar los huesos de los asesinados en la guerra civil. Israel tiene el papel de una gota de agua en el desierto, siendo él el único contrapeso masculino durante unos minutos dentro de las dos horas que dura la cinta. 

Con los colores vivos típicos del cine de Almodóvar, reconocido en todo el mundo, y un guion de tópicos revalorizando lo tradicional (tortilla de patatas, las mesas redondas con mantel de puntillo, la bienvenida afable de los habitantes de los pueblos…) lo que hace una forma eficiente de vender mundialmente, no solo parte de la actualidad de España sino las costumbres de vida de este país.

Nota El Blog de Cine Español: 6.

Rubén

13 thoughts on “CRÍTICA “MADRES PARALELAS”: EMPODERAMIENTO DE LA MUJER Y MUERTOS EN CUNETAS”

  1. Curioso contrastar esta crítica con la valoración entusiasta de publicaciones como The Guardian, Variety, The Hollywood Reporter, Screendaily y The Telegraph. Todas ellas unánimemente positivas y el titular de Variety destacándola como su mejor film desde Todo sobre mi madre. Mención especial al trabajo de Penélope Cruz, valorado como su mejor interpretación desde Volver. ¿Anticipo de una nueva división de opiniones entre la crítica internacional y nacional con respecto a las películas de Almodóvar?

  2. En general la crítica española es muy positiva, de momento sólo la de La Razón es regular (yo diría positiva pero más bien un aprobado alto, nada más).

    Hay algunas críticas fuera que tampoco son tan positivas, pero de momento son muy minoría respecto a las positivas.

    No va a llegar a las críticas de Dolor y Gloria (en sólo dos años parece claro que el consenso la ha situado en in top 3 de sus mejores películas) pero posiblemente tenga una mejor recepción inicial que Julieta, a la que el tiempo le está sentando genial y ya se aprecia como una de sus grandes películas (como lo que es, por otro lado).

  3. Tengo ganas de verla, pero eso que decís de los palos de la crítica española a su trabajo era antes. Anda que no se le ha mimado aquí con Dolor y gloria (Elsa Fernández Santos diciendo que era mejor que Parásitos, Arconada diciendo que era la mejor de su carrera, creo que Luis Martínez diciendo que era cine perfecto etc, etc)
    También he de decir que en varias de las críticas que se leen en FilmAffinity de Madres paralelas hay cierto tono condescendiente que a mí me da un poco de miedito. “Es imperfecta pero…”, “Es excesivamente didáctica pero en ese didactismo se esconde una idea preciosa” o algo así…
    Y puede ser que sea cierto, pero también siento -y lo siento desde Julieta, que a mí me parece anodina y artificial a más no poder- que hay otro rasero para juzgarle porque como es verdad que en España durante buena parte de su carrera se le ha dado mucha caña, o no se le ha valorado como merecía, ahora que ya es mayorcete, hay que decir que ole a cualquier cosa.
    Me temo una película con un mensaje político/doctrinal muy obvio independientemente de que muy probablemente yo esté de acuerdo con la ideología que se plantee de fondo.
    Veremos.

  4. A algunos “comentaristas” de aquí, como al tal Javier, parece querer mantener el relato de un Almodóvar no querido en España mientras “triunfa” fuera.

    Es una auténtica ridiculez. Toda la prensa española desplazada a Venecia ha encumbrado la película, muy por encima de la prensa internacional. Incluso se han tomado licencias, algunas políticas, para aplaudirla. Y eso.., eso canta un poquito.

    Por otro lado, está muy bien eso de poner los grandes nombres de prensa internacional que respaldan la película. Pero oigan, eso es más viejo que el pan. Porque si has leído toda esa crítica, habrás leído también la que no es tan entusiasta o la que, directamente, habla de película anodina dentro de su filmografía pero que has optado por no nombrar. Eso de ser selectivo con la crítica apesta a parcialidad.

  5. Está claro que ha generado mucho menos entusiasmo que “Dolor y gloria”, que es una de sus cumbres críticas (y artísticas en mi opinión). A ver qué tal. No me espero ninguna maravilla pero seguro que merece la pena.

  6. Una página en la que se da más valoración a Dolor y gloria que a Volver ya me parece cuestionable sólo por eso…

  7. No es una página. Es un resumen crítico.

    Por cierto, a mí me gusta infinitamente más Dolor y Gloria que Volver. A años luz.

  8. Criterios como el tuyo son justo los que cuestiono.
    Preferís autohomenajes estupendos con tufillo machista -que desvirtúan historias preciosas y arriesgadas- a la más profunda y tierna empatía.
    Será una cuestión de gustos, pero no le hacéis ningún favor y para mí es mucho más la esencia de Pedro Volver, le define mucho mejor que ese relato autobiográfico con un Etxeandia inverosímil desde el reparto, una Nora Navas con un papel servilista y reducido a la mayor planicie, un enfoque bastante misógino de la madre, una escena sin sentido como la de Julián López o un par de apariciones estelares que aportan cero como Rosalía y Cecilia Roth.
    Y no, no admiro menos a Pedro que vosotros. Lo que pasa es que se puede admirar trabajos concretos de alguien – muchos- y no ser un hooligan.

  9. Como comprenderás, que cuestiones mi criterio, es tan relevante como lo que yo cuestione del tuyo.

    No le importa absolutamente a nadie.

  10. Jajajaj ahora no le importa a nadie…
    El que habla de todos los críticos, de los que ensalzan y alaban la calidad de lo que haga Pedro…Resulta que para ese mismo el criterio de otra persona -ya no el criterio, sino argumentos CONCRETOS aunque no me publiquen en el Vanity Fair-…Ahora eso ya no le importa a nadie.
    Como en el chiste: Chst, que moto tengo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *