CRÍTICA “DESCARRILADOS”: NO TE CAMBIARÁ LA VIDA, PERO TE PUEDE ARREGLAR UNA TARDE DE VERANO

Ópera prima de Fernando García-Ruiz que en el 2017 estuvo nominado al Goya con su cortometraje ‘Como yo te amo’. Para su salto al largo ha optado por una comedia desenfrenada que, pese a resultar irregular, hay que reconocer que es divertida (sin más).

¿De qué va?: En el año 2000, cuatro veinteañeros, emprendieron el viaje soñado: el Interrail. Pero en su primera parada, la aventura, y de paso su amistad, acabó de manera abrupta. Veinte años después, uno de ellos ha fallecido y, como última voluntad, ha decidido donar su jugosa herencia a sus tres antiguos amigos. Eso sí, con una condición: a cambio de que hagan el Interrail que no pudieron realizar en la juventud…

La premisa promete una aventura llena de locuras, y eso es lo que encuentra el espectador. Aunque es tal la acumulación de gags y de extravagancias que se ven en pantalla que, la verdad, llega a saturar.

Descarrilados’ se ve fácil y el ritmo acelerado del montaje no da tregua. El primer acto es disfrutable y el buen rollo que campa a sus anchas en la pantalla ayuda a aumentar el interés del espectador. Aunque eso sí, a medida que el viaje evoluciona, la acción toma protagonismo sobre el desarrollo de los personajes, y eso provoca que el espectador se halle exhausto al llegar al último tercio. Casi en cada diálogo se intenta colar un chascarrillo, aunque sea con calzador, y pese al talento interpretativo del elenco; a veces ‘se nota el cartón’ en más de un sketch.

El carisma de los tres protagonistas resulta convincente. Quien aquí escribe no es fan de Arturo Valls y, sin embargo, toca reconocer que en esta película está bien, francamente bien; Julián López se pasa toda la película queriendo explotar y hacer uso de sus más que demostradas dotes interpretativas, pero el guion simplemente no le acompaña; y Ernesto Sevilla está gracioso -quizá el que más-, pero desaprovechado, es el personaje que menos luce y es una pena.

Nos hallamos ante una road movie que da lo que promete y hace pasar un rato desenfadado. ¿Hay algo malo en eso? Nada, absolutamente nada. No llega al nivel de otras comedias españolas estrenadas durante esta temporada estival (‘Operación camarón’, ‘Donde caben dos’ o ‘El cover’), pero se deja ver. No te cambiará la vida, pero te puede arreglar una tarde de verano.

Nota: 5.

Una crítica de Toni Sánchez Bernal

Leave a Reply

Your email address will not be published.