En el cine español por dentro vamos a hacer un ejercicio, que por cierto, pudimos hacer con otro autor hace poco. Algo poco habitual. Vamos a hablar de nuevo con el músico y compositor Lisandro Rodríguez, pero en esta ocasión nos ceñiremos a su primera banda sonora para un largometraje, el de “Quemando suerte”.

Lisandro es un tipo simpático, de gran estatura, vitalista y muy versátil componiendo.

J.L.P: ¿Cómo entras en el proyecto “Quemando suerte”?

Lisandro Rodríguez: Como casi todos los trabajos, por el boca a boca. Javier de León, amigo en común con Luis Lodos le habló de mí. Nos reunimos, hablamos un poco de nuestros proyectos anteriores y en unos días empezamos a trabajar.

J.L.P Dado que era tu primer largometraje ¿cómo te planteas el trabajo?

L.R: Luis, el director, tenía muy claros algunos aspectos de la música. Quería un Leit Motiv para cada personaje, y quería que fuera bastante notable cuando aparecía en la escena, así que trabajamos bastantes con esos motivos iniciales.

J.L.P ¿Cuáles fueron las indicaciones específicas del director?

L.R: Como te comentaba, Luis tenía muy claro algunos aspectos. Aunque en la mayoría de las escenas coincidíamos plenamente, sí es verdad que alguna quería algo muy específico, y que tuve que trabajarlo bastante para alcanzar lo que buscaba. Sobre todo, recuerdo el tema de Tak, (el malo de la peli, jaja) que pedía más fuerza en graves y una melodía de tres o cuatro notas, y bueno, pienso que tras las indicaciones quedó muy bien ese motivo.

J.L.P: ¿Dónde grabaste la banda sonora?

L.R: Se grabó en los estudios Discan de Telde (Gran Canaria). Yo llevé los Masters y allí hicimos la masterización y la grabación con Fasur, el cantante del tema final.

J.L.P Me gustaría que citaras a todas las personas que tocan algún instrumento o cantan en tu score

L.R: Pues toda la instrumentación es a base de Samplers, así que la interpreté yo completamente. En alguna escena, Luis pidió el tema principal tocado como un trío de Jazz, y se pensó en grabarlo en directo, pero al final se hizo todo con ordenador. La canción final la interpretó Fasur Rodríguez. Le enseñé el tema y le gustó, así que vino una tarde al estudio a cantarlo…lo hizo increíblemente bien!!

J.L.P La Banda Sonora es muy variada, llegas a juguetear con el jazz latino ¿cómo consigues esa versatilidad?

L.R: Pues ahí tiene toda la culpa Luis Lodos, jejeje. Hay algunos temas que se salen de lo habitual. En las escenas con animación quería algo menos serio, tirando a burlón, aunque en la escena siguiente, venía un tema muy oscuro e intrigante, para volver más adelante a darle otro punto de humor.

 La película tiene esos cambios muy particulares y arriesgados, pero que el público capta muy bien.

J.L.P ¿Qué fue lo más complicado a la hora de componer?

L.R: En la película hay algunas escenas muy largas que no tienen diálogo. Recuerdo una escena de intriga y búsqueda que dura más de diez minutos. La música que lo acompaña guardaba el mismo modo, y claro, a partir del minuto 5 tenía que machacarme los sesos pensando en qué hacer sin tener que repetirme, pues la escena no te daba opción a variar mucho. Era intriga, pura intriga y no podías salir de ahí, y al final se consiguió. Esa escena la recuerdo muy dura.

J.L.P ¿Trabajaste directamente con las imágenes o seguiste otro tipo de pautas?

L.R: Con las imágenes. El director me dio el montaje definitivo, aunque sin etalonar y sin muchos diálogos ni sonidos, pero el poder trabajar con el montaje y ver sus cambios y tomas es mucho más cómodo, y la música termina siendo mucho más impactante.

J.L.P ¿Qué referentes utilizaste?

L.R: Pues no recuerdo. Creo que fue surgiendo según trabajaba. Además, como te comentaba, Luis tenía las ideas claras, así que tampoco me podía haber guiado por muchos referentes.

J.L.P El piano es el instrumento que predomina. Con las cuerdas consigues generar mucha tensión ¿cómo elaboras los timbres?

L.R: Bueno, los timbre son las herramientas, y el que haya buenas herramientas es importante. En mi caso, un buen sonido es determinante para la inspiración, y la motivación. Todos los músicos intentamos hacernos con buenos sonidos, y siempre tenemos los preferidos, que son a los que más partido se le saca.

J.L.P ¿Llegaste a asistir al rodaje?

L.R: No, cuando contactaron conmigo ya estaban en el montaje.

Es una pena. Siempre digo que los músicos conocemos al resto del equipo en el estreno, y nos perdemos el contacto con los que al fin y al cabo son tus compañeros.

J.L.P ¿Qué tal la relación con Luis Lodos?

L.R: Muy bien. Nos hemos hechos muy amigos y después de “Quemando Suerte” hemos colaborado en algunos trabajos juntos, entre otros, en un pequeño corto de animación titulado “Estantes“, y puedes ver en mi página www.lisandrorodriguez.com.

J.L.P ¿Qué temas son los que más te gustan de la banda sonora?

L.R: Me gusta “Quemando Suerte” que es el tema cantado que se escucha en los créditos finales, y también me gusta mucho los créditos de inicio. Creo que se consiguió que tuviera mucha fuerza. El tema de “Tak e Ilena” también es de mis preferidos.

J.L.P Precisamente el tema final es excelente ¿cómo compones la letra? ¿en qué momento decides incluir un tema cantado? Explica la grabación del tema y la presencia de Fasur ¿cómo lo conociste?

L.R: Desde que vi la peli me vino la idea de que quedaría perfecto para el final que el tema fuera cantado, pero no quise decir nada hasta que el trabajo estuviera avanzado. Una vez nos acercamos a ese momento se lo propuse al director y la productora, y después de enseñarle un avance y la letra, aceptaron.

 La letra habla del riesgo en la suerte de la moneda lanzada. ¿Qué traerá?

Para la voz conté con Fasur Rodríguez. Fasur y yo nos conocemos desde hace muchos años, y hemos trabajado juntos en muchas ocasiones. Sabía desde el primer momento que lo iba a hacer muy bien, y así fue, quedó genial.

J.L.P Cuéntanos alguna anécdota del proceso de composición.

L.R: Aunque su estreno en Las Palmas fue en el 2010, la música la compuse en el 2008. Fue mi primera banda sonora para un largo y además de la incertidumbre de como enfrentarla, pues recuerdo sobretodo la cantidad de música que tenía. Al final fue más de una hora de música para un largometraje que no llega a los noventa minutos, así que para ser el primero fue bastante intenso.

 Aunque con todos los trabajos aprendes, con este aprendí muchísimo.

J.L.P ¿Cuánto tiempo tardaste en componer?

L.R: Para componer hubo tiempo. La película se montaba sin prisas, y tuve unos meses para componer. No recuerdo cuántos pero pudieron ser 3 o 4 meses para trabajar, así que fue tranquilo. Para grabar menos de una semana, y Fasur sólo necesitó una tarde.

J.L.P Los títulos de los cortes llegan a ser divertidos ¿cómo surgen? Me refiero a temas como “Cocinando con…”, por ejemplo

L.R: Ese tema es muy gracioso. Tú que has visto la película, verías que esa escena, con ese tema no deja de ser muy curiosa, y Luis lo tenía claro. Cuando yo vi la escena, pensé que necesitaría una música terrible, dantesca, pero no, el me dijo que lo que quería era música de ascensor. Así tal cual.

Claro, después de esta indicación me vino a la mente “La Chica de Ipanema”, o cualquier otro tema con Bossa, y después de buscar terminé en esa especie de Cha-Cha con Rumba media extraña, y con esa orquestación tipo Mantovani.

Una escena atrevida y arriesgada, pero que cumple su función perfectamente, jaja.

J.L.P ¡Gracias, Lisandro!

L.R ¡Muchas gracias a ti, ha sido un placer! ¡Un fuerte abrazo!

                              José López Pérez

adminB.S.O.EntrevistasEl cine español por dentro,FASUR RODRÍGUEZ,LISANDRO RODRÍGUEZ,QUEMANDO SUERTE
En el cine español por dentro vamos a hacer un ejercicio, que por cierto, pudimos hacer con otro autor hace poco. Algo poco habitual. Vamos a hablar de nuevo con el músico y compositor Lisandro Rodríguez, pero en esta ocasión nos ceñiremos a su primera banda sonora para un...