CRÍTICA “BAJOCERO”: CONTENTARÁ A LOS AFICIONADOS DE LA ADRENALINA AUNQUE PECA DE INVEROSIMILITUD EN VARIAS DE SUS ESCENAS

Interesante thriller que, pese a sus excesos, se presenta como un sólido entretenimiento plagado de personajes carismáticos y emociones fuertes. BAJOCERO se convierte en una de las mejores películas españolas que pueden encontrarse en Netflix.

¿De qué va?: Invierno. Noche cerrada. Temperatura bajo cero. En mitad de una carretera despoblada, un furgón policial blindado es asaltado durante un traslado de presos. Alguien busca a uno de los convictos y no parará hasta sacarlo. Pero Martín, el conductor del furgón, consigue atrincherarse dentro del cubículo blindado con los reclusos, convirtiéndose en su único obstáculo. Obligado a entenderse con sus enemigos naturales, Martín tratará de sobrevivir y cumplir con su deber en una larga noche de pesadilla que acabará haciendo que ponga en duda todos sus principios.

Lo primero que cabe a destacar es lo bien que está construido el suspense en el primer acto de la película. Se va erigiendo poco a poco, y sabe aprovechar los detalles para definir a los personajes. La tensión va in crescendo y construye con brío el cóctel de acción.

He aquí la gran sorpresa de este film, ¡está muy bien rodado! Presenciamos tiroteos, persecuciones, escenas acuáticas… y en todas ellas la cámara sabe posicionarse y el montaje guiar de forma clara. La dirección de Lluís Quílez no tiene nada que envidiar a directores consagrados con más películas a sus espaldas.

El gran gozo de BAJOCERO es su reparto. Javier Gutiérrez y Karra Elejaldre, lejos de actuar con el piloto automático, están centrados y dotan de vida a sus personajes con pequeños destellos. Y el resto, qué decir: Luis Callejo está carismático y Patrick Criado está sensacional.

Puede ser que algunos espectadores vean con frustración el pobre desarrollo de los personajes; pues con semejantes interpretaciones quizá un tono más sosegado y a fuego lento, le hubiese sentado bien. La película peca de un exceso de peripecias; cada pocos minutos hay un giro, un momento adrenalítico, y hay tanta acumulación de acontecimientos que puede llegar a saturar.

Con todo, la gran pega de este thriller más que notable, es la verosimilitud. De estar situada la acción en años pasados, la historia hubiese funcionado a las mil maravillas; pero actualmente… no, para qué engañarnos. ¿Furgones blindados sin GPS monitorizado desde Central?, ¿coches patrulla sin radio de largo alcance?, ¿policías que no pueden llevar móviles? Y, ¡vaya!, no hay ni un solo coche o camión que intente circular por esa carretera en toda la noche… no cuela. Esto le resta solidez a una trama muy atractiva pero que por culpa de no ser creíble, pierde fuelle a medida que avanza el visionado.

Pero aun así, BAJOCERO contentará a los aficionados de la adrenalina y la tensión sobreestimulada de malabarismos.

Nota: 6

Una crítica de Toni Sánchez Bernal

One thought on “CRÍTICA “BAJOCERO”: CONTENTARÁ A LOS AFICIONADOS DE LA ADRENALINA AUNQUE PECA DE INVEROSIMILITUD EN VARIAS DE SUS ESCENAS”

  1. SPOILER

    La premisa en sí no puede ser más delirante e injustificada. Por qué Karra iba a elaborar un plan tan complejo, con tantas posibilidades de fracaso, dejando un reguero de víctimas inocentes…cuando él mismo dice q Patrick va a salir en 4 día y se pasa la vida entrando y saliendo de prisión?

    Vale. Sin eso no habría peli…

    Y otra cosa que me cansa es cuando el prota (Javier) está medio inválido, desangrado, acabada de sufrir una parada cardiorespiratoria y tiene hostias hasta en el carnet, para 5 minutos despues estar como una rosa.

    En cualquier caso, Netflix España parece abonada a pelis de usar y tirar

Leave a Reply

Your email address will not be published.