Si se han asomado recientemente a las redes sociales, comprobarán que la cartelera cinematográfica actual se ha convertido en carne de meme. Que dicen algunos agoreros que el cine ha muerto, que en Hollywood no queda atisbo de imaginación y los directivos de los grandes estudios se han agarrado a la nostalgia cual chaleco salvavidas.

En un resumen rápido, pueden encontrar ALADDIN, cubriendo el hueco que dejó DUMBO y que desaparecerá en cuanto llegue EL REY LEÓN, que dejará espacio a MULAN, o a MALÉFICA, continuación del spin-of de LA CENICIENTA… Eso solamente por parte de Disney.

GODZILLA: REY DE LOS MONSTRUOS, lleva arrasando ciudades desde 1954. ¿Qué Keanu Reeves vuelve a estar de moda? Pues reestrenamos MATRIX, que casualmente cumple treinta años. Y de paso, anunciamos posible reinicio de la franquicia. Y de franquicias con Reeves, vuelven BIL Y TED…

O MEN IN BLACK, CHUCKY, LOS ÁNGELES DE CHARLIE. MASTERS DEL UNIVERSO, TERMINATOR, JUMANJI, TOP GUN, DOS POLICÍAS REBELDES, SHAFT, LA PASIÓN DE CRISTO: LA RESURRECCIÓN (de Gibson, imagino…), FLASH GORDON, AKIRA, CANDYMAN, JÓVENES Y BRUJAS, SPAWN, CAZAFANTASMAS (con el reparto original) INDIANA JONES y DR. SUEÑO, continuación de… EL RESPLANDOR… Y ya que hablamos de secuelas inverosímiles, alguien piensa que es una buena idea lo de GLADIATOR 2… Menos mal que en navidad concluye, de verdad de la buena, STAR WARS.

A otro nivel, en YouTube, COBRA KAI continúa, de manera desternillante (y soberbia) las rivalidades del primer KARATE KID.

Pero la nostalgia no solo se explota al otro lado del charco. A otro nivel, en las Españas, NETFLIX acaba de anunciar el estreno de PARCHÍS: EL DOCUMENTAL, EL CUERPO de Oriol Pauló tendrá remake al otro lado del charco y CAMERA CAFÉ se convierte en película.

Todo esto venía a raíz de una conversación de bar. Como guionista, a menudo me preguntan si veo necesarios los remakes o las ahora tan en boga continuaciones tardías. La conversación derivó a otras preguntas más interesantes. Por ejemplo, quÉ película española merece una secuela. Y la verdad es que tenemos una filmografía maravillosa que podría dar pie a secuelas tardías. Para no alargar el articulo más de lo necesario, voy a centrarme en la que defendí con más vehemencia.

David Trueba forma parte de una de las más distinguidas familias de cineastas de nuestro país (con permiso de los Bardem), con películas memorables como guionista y una filmografía como director desbordante de obras magnificas, pero para un servidor, su mejor película es la que dirigió Emilio Martínez–Lázaro, LOS PEORES AÑOS DE NUESTRA VIDA.

El film sigue a dos hermanos, Alberto y Roberto, uno divertido y romántico empedernido, pero poco agraciado físicamente, al contrario que su hermano, que se las lleva a todas de calle. Ambos conocen a María y se enamoran de ella.

Protagonizado por un trío en estado de gracia en uno de los mejores momentos del nuestro cine, (Gabino Diego, Jorge Sanz y Ariadna Gil) asistiremos a un divertido y a la vez duro triángulo amoroso, cuyo desenlace todavía está entre los mejores de nuestro cine. Y a la vez, resulta uno de los finales más abiertos y propensos al “continuará” en estos momentos convulsos del cine actual.

Estimado David Trueba, me consta que sigue nuestro amado blog, ¿No cree usted, que en plena era de las continuaciones tardías, es hora de averiguar que fue de Alberto, Roberto y María? Si pueden volver RAMBO, ROCKY, TERMINATOR, los CAZAFANTASMAS y un sin fin de etcéteras, ¿No puede regresar el romántico más feo de la historia del cine español?

Si como punto de partida lo tiene fácil. Fíjese que de preguntas se podrían responder. ¿Siguieron Roberto y María juntos después de lo de ParÍs?, ¿Alberto conoció finalmente al amor de su vida y fue finalmente feliz o es hoy día un solitario y amargado de verborrea acida? En ese caso, ¿Será el momento de que Roberto le ayude a recuperar ese entusiasmo por la vida?

¡Por favor, David, apiádese de los espectadores! O por lo menos, de uno en concreto…

Wiman González