A “Dolor y gloria“, de Pedro Almodóvar, le ha venido muy bien la promoción extra que ha conseguido con sus dos premios en Cannes, mejor actor para Antonio Banderas y mejor BSO para Alberto Iglesias, y, en su segundo fin de semana en los cines italianos, es la película que menos espectadores pierde, sólo cae un 35 %, y añade 797.000 dólares a un acumulado de 2,4 millones de dólares. Parece claro que esta producción de El Deseo recaudará más de 4 millones de dólares en este mercado y apunta a un global en el mercado internacional como hacía décadas que no conseguía una cinta del director manchego.

¿De qué va esta película protagonizada por Antonio Banderas y Asier Etxeandía?

Nos contará una serie de reencuentros de Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso. Algunos de ellos físicos, otros recordados: su infancia en los años 60, cuando emigró con sus padres a Paterna, un pueblo de Valencia en busca de prosperidad, el primer deseo, su primer amor adulto ya en el Madrid de los 80, el dolor de la ruptura de este amor cuando todavía estaba vivo y palpitante, la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable, el temprano descubrimiento del cine y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando. “Dolor y Gloria” habla de la creación, de la dificultad de separarla de la propia vida y de las pasiones que le dan sentido y esperanza. En la recuperación de su pasado, Salvador encuentra la necesidad urgente de narrarlo, y en esa necesidad, encuentra también su salvación.

El tráiler: