Buenas noticias desde la Croisette, porque la coproducción española Liberté se ha llevado el Premio Especial del Jurado de la sección Un Certain Regard. El polémico film de Albert Serra fue probablemente el que más controversia suscitó y uno de los mejor valorados del certamen más prestigioso del mundo.

Y no ha sido el único premio español en la entrega de la segunda sección en emportancia de Cannes, ya que O que arde, tercer largo de Oliver Laxe, se ha llevado el Premio de Jurado, por lo que se puede decir que el director gallego siempre ha salido con un premio bajo el brazo del festival galo.

El premio Un Certain Regard ha ido a parar a la brasileña La vie invisible d’Euridice Gusmao, de Karim Aïnouz. Kantemir Balagov se ha llevado el premio a mejor director.

Mañana se entregarán los premios de la Sección Oficial, donde Dolor y Gloria parte como favorita en casi todos los paneles.