Está claro que el boom de la ficción televisiva en nuestro país es todo un regalo para nuestra pequeña industria, porque sin las series habría un descalabro total en la profesión desde hace años, pero también está provocando que las mejores figuras de nuestro cine acaban trabajando en ella: Álex de la Iglesia e Isabel Coixet están preparando series para HBO; Oriol Paulo (“Contratiempo”) y Mateo Gil están también en preproducción de series para Netflix; Fernando González Molina (“Palmeras en la nieve”) también está en preproducción de la serie “Paraíso” para Movistar +, mientras que Dani de la Torre (“La sombra de la ley”) ya lleva varias semanas rodando “La unidad” también para Movistar +. Además, hay que destacar que Alberto Rodríguez (“La isla mínima”) con la serie “La peste”; Enrique Urbizu con la serie “Gigantes”; Paco León (“Carmina o revienta”)  con la recientemente premiada (con el Platino) “Arde Madrid” y Javier Ruiz Caldera (“Superlópez”) con la segunda temporada de “Mira lo que has hecho”se han dedicado un largo tiempo en rodar estas series y, por tanto, no han podido desarrollar nuevos largometrajes lo que significa menos películas “comerciales” en nuestras salas.

Así, el último gran director de cine que cae en las redes de las series es Rodrigo Sorogoyen (“El reino”), que tras terminar el largometraje “Madre”, anuncia que está preparando una serie para Movistar + con producción de The Lab Cinema y Caballo Films que constará de 6 episodios de 50 minutos de duración. Como informa el propio Sorogoyen, el origen de la serie parte del personaje de Javier Alfaro, interpretado por Roberto Álamo en la película Que Dios nos perdone (2016), que en principio iba a ser un policía antidisturbios. La protagonista de esta ficción televisiva será una mujer y todavía no se anunciado quién la interpretará. Se admiten apuestas.

¿De qué irá este thriller de acción?

Seis antidisturbios ejecutan un desahucio en el centro de Madrid que se complica demasiado. Un equipo de Asuntos Internos es encargado de investigar los hechos. Laia, la única mujer del equipo, se obsesiona con el caso y acaba descubriendo que tras ese desahucio malogrado hay una trama mucho más compleja.