La película “Vitoria, 3 de marzo“, dirigida por Víctor Jesús Cabaco Ordóñez, sigue dando la sorpresa en los cines porque en su segundo fin de semana en la cartelera cae un 38 %. Puede parecer mucho pero es la cuarta caída menor de toda la cartelera en unos días que los cines se han quedado casi vacíos -imagino que por el buen tiempo-. Así, este drama distribuido por Filmax, añade 45.000 € para un acumulado global de 183.000 euros y casi 31.000 espectadores y apunta a una cifra final en salas sobre los 280.000 euros. Sin duda, una buena noticia para nuestro cine cuando llevamos numerosas decepciones con los últimos estrenos en la taquilla.

En su reparto destacan Ruth Díaz (Bajo la piel de Lobo, Tarde para la Ira), José Manuel Seda (de las series Física o química y Yo soy Bea), Alberto Berzal (de Pulsaciones y Víctor Ros), Mikel Iglesias (Brava, Ismael, Polseres Vermelles), Amaia Aberasturi (Los castigadores), Íñigo de la Iglesia (Errementari. El hierro y el diablo), Iñaki Rikarte, Oti Manzano y Asier Macazaga.

¿De qué va?

El 3 de marzo, tras varios meses de huelga en demanda de aumentos salariales, las comisiones representativas de trabajadores en las empresas en lucha convocan una jornada de paro general en Vitoria, ciudad con un movimiento asambleario que preocupa al Gobierno, temeroso de su posible extensión al conjunto del Estado Español.

En la iglesia de San Francisco del barrio obrero de Zaramaga, miles de trabajadores y trabajadoras se reúnen en asamblea. En el exterior hay congregadas muchas personas más, y en medio, un centenar de agentes de Policía armada. Durante los sucesos del 3 de marzo de 1976 en Vitoria, cinco trabajadores resultan muertos a manos de la Policía.

Begoña, una joven de clase media, vivirá en primera persona aquellos hechos que sacudieron “una ciudad donde nunca pasa nada”.

El tráiler: